Imagen de archivo del pantano de Bárcena.

La CHMS insiste en el uso sostenible del agua e insta a ejecutar mejoras que eviten restricciones por sequía

La precipitación acumulada media, desde el 1 de octubre hasta el 30 de noviembre, ha sido de 390,5 l/m2, un 38% por encima de la media, considerándose un inicio de año hidrológico húmedo

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS) ha celebrado la décimo primera reunión de la Oficina/Mesa Técnica de la Sequía, constituida el pasado mes de febrero. En la misma se dio cuenta de que la precipitación media acumulada desde el 1 de octubre pasado hasta el 30 de noviembre de 2022 ha sido de 390,5 l/m2, un 38% por encima de la media, considerándose un inicio de año hidrológico húmedo.

A su vez, los embalses de la demarcación están al 53,59%, un 4,39% inferior al promedio histórico y 7,44% más que el año pasado; mientras que los caudales circulantes están un 30% por debajo de los habituales.

Con ello, las precipitaciones medias acumuladas registradas en los últimos doce meses siguen un 18% por debajo de la media, siendo más marcada la diferencia en la cuenca del Sil, un 28 %, y menos en el Bajo Miño con un 8%.

«Estos datos evidencian la mejora en todas las Unidades Territoriales por las intensas lluvias de octubre y noviembre, en este sentido, la situación es de normalidad en todo el territorio, a excepción de los Sistemas del Miño Alto y A Limia, aunque en ambos casos el escenario está cercano a la normalidad, que se espera alcanzar por completo a final del mes de diciembre» explicó el presidente de la CHMS, José Antonio Quiroga.

Recomendaciones

De este modo, las predicciones a medio plazo parecen indicar un trimestre -diciembre 2022 a febrero 2023- con precipitaciones dentro de las habituales, «lo que llevaría a la normalidad, de forma progresiva, a todo el territorio de la Demarcación del Miño-Sil». De cumplirse esta previsión, la situación será de «normalidad en relación con la escasez en todo el territorio a final del mes de diciembre de 2022 y en relación con la sequía prolongada a final del mes de enero de 2023».

A pesar de todo, la CHMS insiste en la obligación de llevar a cabo un uso sostenible del agua e insta a las administraciones locales a realizar las mejoras necesarias para evitar pérdidas y fugas en las redes y que no se repitan los problemas de restricciones, acaecidos el pasado verano en algunos núcleos de población.

«La adopción de medidas y el concienciar a la población al uso racional y responsable del AGUA es fundamental para evitar restricciones puntuales ante la escasez del recurso», concluyó el presidente de la CHMS.