Reconstrucción de mama. / Europa Press

Ley Trans

Casi una veintena de transexuales se operaron el León desde el año 2018

En Castilla y León no hay cirujanos especializados en vaginoplastias y faloplastias, por lo que los leoneses han tenido que salir de la comunidad para someterse a una genitoplastia | Con la nueva Ley Trans no será necesario un diagnóstico médico para iniciar los procesos quirúrgicos y de hormonación

E. S. Domínguez
E. S. DOMÍNGUEZ León

La aprobación de la Ley Trans , cuyo primer borrador surgió en enero de 2021, se está retrasando más de lo que quisieran en Podemos, partido que ha hecho de la norma uno de sus principales caballos de batalla, así como una forma de validar su peso dentro del Gobierno de coalición que forman con el PSOE. La tramitación de la futura ley se está enquistando: primero, por las reticencias que se han mostrado en el seno del partido socialista, el cual ha presentado enmiendas a la misma; y segundo, porque el PP han solicitado la avocación al pleno del texto, lo que supone que la ley no sea votada definitivamente en comisión -como pretendían desde Podemos-, sino que deba ser aprobada en el pleno del Congreso de los Diputados. Una medida que no impedirá que la norma salga adelante y sea sancionada por el rey, pero que logrará retrasarla quizás lo justo para que no sea efectiva antes del 31 de diciembre, tal como pretendía la ministra de Igualdad.

Mientras llega la norma que dará herramientas legales para la autodeterminación de género y sexo registral, los tratamientos médicos asociados a la disforia de género continúan en el Hospital de León, así como el resto de centros asistenciales de Castilla y León. De acuerdo con la Asociación Americana de Psiquiatría la disforia de género es «un diagnóstico psiquiátrico que supone un malestar significativo a la discordancia entre la identidad de género y el sexo físico, con el que las personas afectadas no se identifican ni sienten propio». Esta conclusión médica es la que ha permitido hasta ahora que las personas trans puedan someterse a procesos de hormonación y cirugía para transicionar hacia el género con el que se sienten identificados. Precisamente, la nueva ley despatologiza la transexualidad, evitando así que las personas trans deban pasar previamente por un especialista de la salud mental que les provea de dicho diagnóstico.

Más de 2.000 leoneses podrían identificarse como trans

Atendiendo a la estadística de Organización Mundial de la Salud, que indica que entre un 0,3 y un 0,5% de la población mundial es trans, entre 1.355 y 2.258 leoneses deberían identificarse como tal. Sin embargo, en la última década apenas una veintena de personas se han sometido a procesos de cambio de sexo en el Hospital de León, de acuerdo con las cifras facilitadas por el Área Provincial de Salud.

Desde el año 2011, en torno a unas 20 personas han sido diagnosticadas y tratadas con disforia de género. Dichos datos aluden a aquellas personas que han pasado por alguna de las especialidades que abordan esta cuestión clínica, ya sea mediante procesos de tratamiento psicológico, hormonación o, directamente, cirugía.

Rebelión Feminista y Awen León se concentran conta los retrasos de la Ley Trans, que despatologiza la transexualidad y legaliza la autodeterminación de género y sexo registral. / Campillo

De acuerdo con sus registros, 17 personas con tratamiento de disforia de género han sido hospitalizados en la última década: uno en 2011, cuatro en 2018, dos en 2019, tres en 2020 y 4 en 2021. Entre el curso de 2012 y el de 2017, ambos inclusive, la gerencia del Hospital Universitario de León no tiene registros de personas trans que hayan sido tratadas en el centro. Un vacío estadístico que responde más al hecho de que no se hacia un seguimiento específico para este tipo de pacientes, y no tanto a que ninguna persona identificada como transexual haya demandado someterse a dichos procesos.

11 operaciones en 5 años

En lo que respecta a las intervenciones quirúrgicas, en el Hospital de León se han registrado 11 operaciones relacionadas con reasignaciones de sexo desde el año 2018: dos en dicho año, dos en el 2019, dos en el 2020, cuatro en el 2021 y una en lo que llevamos de 2022. Sin embargo, el centro asistencial leonés no lleva a cabo todas las operaciones que se enmarcan dentro del espectro de cambio sexo y solo se limita a las siguientes: histerectomía y doble anexectomía -extirpar útero y ovarios- (ginecología), masectomía subcutánea y mamoplastia (cirugía plástica). No se hacen, por el contrario, vaginoplastias y falopástias; lo que viene a ser la construcción de la vagina y el pene. Tampoco se llevan a cabo cirugías de la voz.

Castilla y León no hace vaginoplastias ni faloplastias

Según informan desde la Consejería de Sanidad de Castilla y León, que no se lleven a cabo este tipo de operaciones en León no se debe a que las personas trans que se han sometido a estos procesos quirúrgicos no las demanden, sino a que los cirujanos carecen de la experiencia suficiente como para acometerlos. De hecho, aquellos leoneses que han necesitado estas operaciones han sido trasladados a otras comunidades para ser sometidos a dichas cirugías, financiadas por Sacyl.

En lo tocante los tratamientos de hormonación, el Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario de León no cuenta con datos, si bien es cierto que al menos 14 pacientes con diagnóstico de disforia de género han recibido seguimiento desde el año 2011, por lo que cabe suponer que han recibido hormonas o bloqueadores hormonales en función del sexo al que se les pretende reasignar.

Número de pacientes con diagnóstico de disforia de género y operaciones relacionadas con la reasignación de sexo en Castilla y León entre el año 2017 y 2021. / Sacyl

En Castilla y León, un total de 209 pacientes estuvieron en seguimiento durante el lustro de 2017 a 2021. Se llevaron a cabo 44 operaciones para poner o quitar pechos (mamoplastia/masectomía), 16 histerectomías y doble anexectomía y una cirugía de la voz. Asimismo, se financió en el Hospital Universitario de Cruces (Bilbao) una reasignación genital, más precisamente una vaginoplastia. Todas estas intervenciones tuvieron un coste de 324.090 euros.

En la comunidad existen tres Unidades de Identidad de Género (UIG) en Salamanca, Burgos y Valladolid para dar atención a estos pacientes. Estas UIG dan cobertura a la toda la comunidad, siendo la del Hospital Clínico Universitario de Valladolid la de referencia para las áreas de León y El Bierzo.

Coste de las operaciones a personas con disforia de género en Castilla y León entre 2017 y 2021. / Sacyl

Hasta ahora, los transexuales debían pasar por un especialista médico y obtener un diagnóstico de disforia de género para poder acceder a estos procesos de hormonación y cirugía. Con la nueva ley, que lleva por bandera la autodeterminación de genero y la despatologización de la transexualidad, no será necesario recibir la aquiescencia de un equipo clínico para iniciar estos procesos, y será la propia persona -o sus padres en caso de ser menor de 16 años- la que decidirá si se somete o no a dichos tratamientos.