Cementos Cosmos rebate las cerca de 2.000 alegaciones «sin rigor científico» contra el proyecto de valorización de neumáticos

El director de la fábrica de Cementos Cosmos en Toral de los Vados, Jaime Santoalla, durante su comparecencia./César Sánchez
El director de la fábrica de Cementos Cosmos en Toral de los Vados, Jaime Santoalla, durante su comparecencia. / César Sánchez

ELos responsables de la fábrica consideran que los argumentos presentados «carecen de rigor técnico y científico»

D. ÁLVAREZPonferrada

El director de la fábrica de Cementos Cosmos en el municipio berciano de Toral de los Vados, Jaime Santoalla, detalló hoy las principales respuestas que los responsables de la compañía han dado a las cerca de 2.000 alegaciones presentadas contra el proyecto que prevé usar neumáticos usados como combustible en las instalaciones de la compañía. Según el responsable de la planta, los argumentos presentados contra el proyecto «carecen de rigor técnico y científico» y se corresponden con «planteamientos demagógicos del pasado que ya deberían estar superados».

En ese sentido, Santoalla recalcó que, pese al gran volumen de alegaciones presentadas, los argumentos se pueden agrupar en siete bloques temáticos que afectan a cuestiones como la salud, la calidad del aire, el impacto en el sector agroalimentario, el ruido, el nivel de dioxinas y furanos, la jerarquía en la gestión de residuos o las supuestas deficiencias en el trámite de información pública. El director explicó que gran parte de las alegaciones «responden a tres o cuatro formatos estándar» y que su presentación a título individual pretendía «entorpecer o ralentizar el trámite administrativo».

Al respecto, Santoalla confió en obtener durante el mes de enero la autorización final de la Junta, una vez se resulevan las alegaciones presentadas. Al día siguiente de recibir esa autorización, la fábrica podría empezar a sustituir parte del coque de petróleo que utiliza en la actualidad como combustible para sus hornos por neumáticos fuera de uso. «No contmplamos la posibilidad de que no se resuelva a favor», aseguró el director, que confió en que la administración actúe «de acuerdo a lo que marca la ley».

Respuesta a las alegaciones

Respecto a las posibles afecciones a la salud, Santoalla calificó de «manipulación intencionada» el uso que los ecologistas y el resto de personas que han alegado en este sentido han dado al informe elaborado por el hematólogo José Antonio Rodríguez, que supuestamente relaciona la alta contaminación de la comarca con las enfermedades de la sangre. «La fábrica no tiene ninguna influencia», subrayó el director de la planta de Toral, que recalcó que la mayor incidencia de estas enfermedades se da en municipios alejados de las instalaciones de la cementera. Igualmente, Santoalla criticó que se dejen de lado los otros factores que ese estudio tiene en cuenta para atacar a Cosmos.

En cuanto a las afecciones al sector agroalimentario, el director de la fábrica recordó que Cosmos se abrió en 1921, más de medio siglo antes de la creación de las marcas de calidad del Bierzo, y destacó la «perfecta convivencia» de dos sectores «compatibles». En la misma línea, subrayó que las experiencias reales de convivencia entre fábricas que llevan a cabo procesos de valorización y potentes sectores agrarios no han creado ningún tipo de conflicto y puso como ejemplo las fábricas de cemento de Jerez de la Frontera (Cádiz) o la de Buñol (Valencia), que conviven con zonas de predominancia agrícola.

Por lo que respecta a la contaminación del aire, Santoalla se apoyó en el informe sobre la calidad del aire en Castilla y León, elaborado en 2017 por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, que señala que la calidad de aire en la comarca «no es ni mejor ni peor que en el resto de la Comunidad». «La sustitución de un combustible por otro no alterará las emisiones», remarcó el director de la planta, que remarcó que instituciones como el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) o el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) avalan que la sustitución de combustible en las cementeras no incrementa la emisión de dioxinas o furanos.

Por otro lado, Santoalla rechazó que el incremento de camiones que lleven el nuevo combustible a la fábrica vaya a incrementar los niveles de ruido y recalcó que las cementeras deben adquirir y pagar los neumáticos usados, como cualquier otro combustible, negando así que la valorización sea una actividad subvencionada, como señalan los responsables de las alegaciones.

En el mismo sentido, el director de la fábrica indicó que la valorización de neumáticos supone un doble aprovechamiento, ya que, además de su poder calorífico, se recupera el hierro -aproximadamente una cuarta parte del peso total- para su posterior uso. Además, «sólo se valorizarán aquellos neumáticos que no hayan podido ser reciclados ni reutilizados», remarcó Santoalla.

Por último, el responsable de la cementera destacó el esfuerzo de la compañía para explicar su proyecto a la sociedad berciana, a través de las jornadas de puertas abiertas en las que participaron más de 700 personas o de la presencia de Cosmos en la feria multisectorial de Carracedelo. «No se nos puede acusar de falta de información o de transparencia», recalcó Santoalla.