CCOO pide un plan social para los trabajadores de las contratas de Anllares y Compostilla

Trabajadores de Masa Galicia, durante la rueda de prensa./E.Jiménez
Trabajadores de Masa Galicia, durante la rueda de prensa. / E.Jiménez

El sindicato teme que lo que ha ocurrido en la térmica situada en el municipio de Páramo cuando se planteó el cierre -despidos en Masa Galicia- se traslade a la central de Cubillos

E.JIMÉNEZPonferrada

El sindicato Comisiones Obreras (CCOO) apeló este lunes a las diferentes administraciones y empresas eléctricas para que se ponga en marcha un plan social para los trabajadores de todas las empresas auxiliares de las centrales térmicas de Anllares y Compostilla. Y es que, según explicó Alfredo Peláez, responsable de Construcción y Servicio del sindicato, la situación es «muy urgente» en los dos casos, aunque más en Anllares puesto que su cierre «supone prácticamente un despido con causas objetivas y 20 días por año tope doce mensualidades a estos trabajadores». Algo que temen que pueda pasar a continuación en la central de Cubillos del Sil.

Por ello, considera que lo que hay que hacer es «cambiar y revertir la situación y para eso están las administraciones públicas y en todo caso las propias empresas». Con esto, cree que son los trabajadores de las auxiliares, que son los que más desprotegidos están, a los que deberían hacer «esa oferta de por lo menos darle continuidad a su vida laboral».

Aún así, los trabajadores de Masa Galicia, contrata de mantenimiento en las instalaciones del municipio de Paramo del Sil, ven complicado este último hecho, puesto que a día de hoy no tienen noticias ni de su empresa ni de Naturgy sobre quién llevará a cabo las tareas de desmantelamiento de las instalaciones, algo que han demandado estos empleados para así poder continuar trabajando, según indicó José Crespo, delegado de CCOO.

De este modo, han hecho un llamamiento a las empresas, a la Junta y al Gobierno, «que está tomando medidas para otros sectores», para que busquen una solución que pueda paliar una situación que no solo afecta a los 22 empleados de mantenimiento -incluidos los nueve despedidos-, sino también a diez más de la auxiliar de vigilancia. Y es que ven injusto que a día de hoy la térmica esté en funcionamiento y buscando personal que lleve a cabo las tareas que antes se realizaba con toda la plantilla de mantenimiento al completo.

 

Fotos