Castilla y León pide corregir los desequilibrios entre el Corredor Atlántico y el Mediterráneo

Castilla y León pide corregir los desequilibrios entre el Corredor Atlántico y el Mediterráneo

El consejero reclama a Fomento participar en la elaboración del Plan Director del Corredor Atlántico y que se modernice la línea Coruña-Vigo-Orense-Ponferrada-León-Palencia, entre otras

ELBIERZONOTICIASValladolid

El consejero en funciones de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, exigió hoy que se corrijan los desequilibrios existentes entre el Corredor Atlántico y el Mediterráneo en el desarrollo de las infraestructuras transporte durante su intervención en la inauguración oficial de la Sesión de Consejeros Autonómicos, titulada 'Los corredores de transporte europeos: una oportunidad para la logística europea', en el Salón Internacional de Logística, SIL, que se celebra en Barcelona.

Según un comunicado de la Junta, Suárez-Quiñones argumentó que el 50 por ciento del tráfico de mercancías entre la Península Ibérica y el resto de Europa se realiza a través de la fachada atlántica y cantábrica, «pero el desarrollo de las infraestructuras no cumple esa misma proporción 50-50».

El consejero destacó como una «excelente noticia» la aprobación definitiva el pasado mes de abril de la propuesta de la Comisión y del Consejo de Transportes Europeos de conectar el noroeste español con la red básica del Corredor Atlántico Transeuropeo, lo que permitirá acceder a fondos europeos en el marco financiero 2021-2027.

En este contexto, Suárez-Quiñones hizo hincapié en la necesidad de involucrar a toda la sociedad para que tome conciencia del carácter estratégico de este proyecto y, entre numerosas razones, enumeró las de competitividad social y económica, que permitirán mejorar las conexiones con los puertos, con mejoras en los tiempos de servicio a los clientes de Europa, América o África y mejoras también en los costes empresariales y con ello más oportunidades para generar empleo en Castilla y León.

El consejero defendió la potenciación del papel del ferrocarril, que a su juicio permitirá a Castilla y León convertirse en área de influencia dada su proximidad a los puertos atlánticos y cantábricos y recordó además que la Junta ya ha propiciado la celebración de convenios de colaboración con autoridades portuarias, como las Leixôes, Aveiro, Figueira da Foz en Portugal; y Vigo, Marín, Villagarcía de Arosa, La Coruña, Gijón y Santander, en España.

Suárez-Quiñones consideró transcendental para Castilla y León la modernización de las líneas ferroviarias: Coruña-Vigo-Orense-Ponferrada-León-Palencia, Gijón-León-Palencia-Valladolid y Santander-Palencia; la conclusión de la electrificación de la línea Medina del Campo-Salamanca-Fuentes de Oñoro, la reapertura para el tráfico de mercancías de la línea Aranda de Duero- Madrid, la especialización de la vía convencional Zamora-Ourense-Vigo para mercancías, una vez entre en servicio la alta velocidad, entre otras actuaciones.

Además reclamó la participación conjunta de comunidades y Gobierno de España en los ramales ferroviarios de los nuevos proyectos industriales que se van a desarrollar en Villadangos del Páramo (León), así como para facilitar la tramitación de las actuaciones respecto del corredor del Parque Tecnológico de Burgos y el impulso al Centro Logístico de Benavente. Paralelamente a la mejora del corredor de mercancías, defendió avanzar «decididamente» en las conexiones AVE a través de Castilla y León con Galicia y Asturias, del mismo modo que con Cantabria y País Vasco/Francia.

Plan Director consensuado

En esta misma línea, el consejero de Fomento y Medio Ambiente consideró como elemento primordial para conseguir estos objetivos que las comunidades autónomas puedan participar en la elaboración del Plan Director del Corredor Atlántico de Mercancías que el Ministerio de Fomento presentó el pasado 20 de febrero de 2019.

«Es preciso un Plan Director del Corredor, consensuado y que tenga en cuenta la aportación de la Junta de Castilla y León, que incorpore sus demandas, y además es imprescindible el nombramiento de un Coordinador español y la creación de una Oficina del Corredor Atlántico, donde trabajen profesionales de diferentes campos, con experiencia en la gestión de servicios ferroviarios y logísticos, y con una visión ilusionante y vibrante, abierta hacia un futuro mejor», dijo el consejero.

«En definitiva, un proyecto de todos y en el que todos debemos estar, porque significa vertebración, nuevas oportunidades y calidad de vida para nuestros ciudadanos y ciudadanas», concluyó Suárez-Quiñones.