El castaño, una planta de alto valor

Suárez-Quiñones anima a los productores a aprovechar las nuevas subvenciones a la plantación de castaños y lamenta que en la primera convocatoria de ayudas, dotada con más de un millón, reciba muy pocas solicitudes

El consejero de Fomento y Medio Ambiente asistió a la inauguración de la Feria de la Castaña del Bierzo./César Sánchez
El consejero de Fomento y Medio Ambiente asistió a la inauguración de la Feria de la Castaña del Bierzo. / César Sánchez
D.ÁLVAREZCarracedelo

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, animó hoy a los productores de castaña de la comarca del Bierzo a aprovecharse de la inclusión de una nueva línea de ayudas, dotada con más de un millón de euros, para subvencionar la plantación de castaños como plantas de alto valor, una categoría que ya ostentan la encina micorrizada y algunas plantas aromáticas. Suárez-Quiñones, que esta tarde inauguró la feria sectorial de la castaña Biocastanea, recordó que esta línea, estrenada este año, fue una petición de la Mesa del Castaño del Bierzo y lamentó que en su primera convocatoria «prácticamente no ha habido solicitudes».

En ese sentido, el consejero llamó a la «movilización de conciencias e iniciativas» para que los productores se beneficien de este paquete de los fondos forestales, dotados con un total de 205 millones de euros en el Plan de Desarrollo Rural de Castilla y León. «Queremos acompañar estos proyectos, pero no sólo tiene que trabajar la administración, tenemos que conseguirlo entre todos», resumió el consejero.

Al respecto, Suárez-Quiñones remarco el carácter de «recurso turístico, cultural, ecológico y socioeconómico» de una especie vegetal cuya producción en la comarca se sitúa en una media anual de 8.000 toneladas. Tras la importante merma sufrida en la campaña del año pasado, la estimación para esta cosecha es que la producción repunte hasta las 6.500 toneladas, avanzó el consejero, que confió en disponer de los resultados definitivos de la cosecha en un plazo de dos o tres semanas. Con estas cifras, el Bierzo es responsable del 25 por ciento de la producción de España y del 80 por ciento de la de Castilla y León, remarcó Suárez-Quiñones.

En la misma línea, valoró el trabajo de la marca de garantía 'Castaña del Bierzo' para alcanzar la «máxima calidad del producto» y convertirlo en una de las «señas de identidad» de la comarca. Igualmente, destacó la «importancia ecológica» de una especie que cumple los criterios de la estrategia de bioeconomía circular recientemente aprobada en Europa, que propone potenciar los recursos autóctonos de cada territorio para crear modelos productivos más adecuados en la lucha contra el cambio climático. Al respecto, consideró que el castaño es una de las especies que puede servir para «relanzar la productividad de las más de 220.000 hectáreas de terreno forestal del Bierzo y aprovechar su «riqueza económica».

Las principales amenazas

Por otro lado, el responsable de Medio Ambiente de la Junta repasó las distintas acciones llevadas a cabo en el último año para luchar contra las principales amenazas del castaño, entre las que citó a la avispilla y al chancro. Para luchar contra esta último, se han llevado a cabo más de 300 inoculaciones del hongo en cepas hipovirulentas para proteger a otros tantos árboles del ataque de las variedades más peligrosas de esta enfermedad.

En cuanto a la avispilla, el protocolo de acción incluyó la suelta, a partir del mes de marzo, de Torymus sinensis, un parasitoide que ataca a la avispa. Al respecto, el consejero remarcó que la «lucha permanente» del Torymus contra la avispilla se llevará a cabo durante los siguientes cuatro a ocho años, acompañada de otras acciones de «profilaxis preventiva».

Por su parte, el alcalde de Carracedelo, Raúl Valcarce, remarcó que «la avispilla ya está aquí, es una realidad» y pidió que, tras la evaluación del impacto de la llegada de la especie invasora por parte de los técnicos de la Junta, «se multiplique la inversión» de cara a este año, en relación a los «recursos prudentes» que se destinaron en el ejercicio pasado. «Un Torymus vale un euro», señaló el regidor, que ejerció de anfitrión del encuentro.

Valcarce también quiso destacar la «apuesta firme» del Consistorio de Carracedelo por «recuperar el medio ambiente y mantener para las generaciones venideras el patrimonio cultural y natural». En ese sentido, valoró que el Ayuntamiento también haya lanzado una línea de ayudas para cofinanciar las plantaciones de castaño en el municipio.

Por último, el presidente del Consejo Comarcal del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel, remarcó la importancia del sector de la castañicultura como uno de los sectores pujantes en la comarca y garantizó el apoyo de la institución comarcal a las iniciativas encaminadas a potenciar su cultivo y aprovechamiento. En esa línea, Álvarez Courel se mostró orgulloso de que la comarca que preside sea considerada «la gran reserva de producción de la Comunidad» en todo lo relativo a la castaña.

 

Fotos