Trabajos de desmantelamiento de la central de Compostilla. / César Sánchez

Carriedo sostiene que de acuerdo a «criterios técnicos» no procede la incoación como BIC de las torres de Compostilla

El portavoz de la Junta asegura que corresponde a Endesa fijar ahora la fecha de demolición de la estructura

ICAL Valladolid

El consejero de Economía y Hacienda y portavoz, Carlos Fernández Carriedo, recordó este jueves tras la reunión del Consejo de Gobierno que fue la Junta quien, el pasado 2 de diciembre, decidió la paralización cautelar del derribo de las dos torres de la antigua central térmica de Compostilla, en León, a la espera de «analizar criterios técnicos para ver si concurrían procedimientos adecuados para su incoación como BIC con categoría de bien industrial».

«Como consecuencia del estudio de la Junta, se decidió en base a criterios técnicos que no procedía la incoación de este expediente BIC con categoría de bien industrial, con lo cual se suspendió la paralización cautelar que mediaba. No ha habido un cambio de postura de la Junta», defendió antes de asegurar que ahora corresponde a la empresa propietaria (Endesa), fijar la fecha para la demolición de esa estructura.

Crítica a los colectivos

Carriedo explicó que «si hoy estamos hablando de esta cuestión es porque se produjo paralización del derribo el 2 de diciembre, a petición de la Junta. Los colectivos no habían planteado observación y si no es por la paralización cautelar de la Junta, ninguno de estos grupos la podrían plantear porque derribo se hubiera producido».

El portavoz no se pronunció sobre el registro realizado hoy por el secretario general de Coalición por el Bierzo, Iván Alonso, de una petición en la delegación de la Junta en Ponferrada para que la Consejería de Cultura y Turismo incoe un expediente de bien de inventario que evite la demolición de las torres de refrigeración y chimeneas de la antigua central térmica, en el municipio de Cubillos del Sil.