Carracedelo se viste de medieval

El municipio berciano celebra una nueva edición de su fiesta medieval que incluye por segundo año consecutivo la cena en el claustro del monasterio de Carracedo

Imagen de archivo de la Cena Medieval./
Imagen de archivo de la Cena Medieval.
E.JIMÉNEZCarracedelo

Carracedelo vuelve a viajar al medievo un año más para celebrar el Medieval en su vigésimo primera edición. Serán cuatro jornadas de diversión que comenzarán el día 31 de julio a las 10 de la noche en el claustro del monasterio de Santa María de Carracedo.

Allí tendrá lugar como viene siendo tradicional el ajedrez viviente, que estará amenizado por la obra teatral 'El conde ha muerto, viva el conde' interpretada por la compañía De hoy para mañana. Según explicó Miguel Ángel Fernández, miembro del comité organizador, en esta ocasión la partida que se representará se denomina 'El empate inmortal' y data de 1870. «Es una partida entre un maestro de ajedrez suizo y otro austriaco que realizaron una partida en 18 movimientos que hoy en día, según dicen los expertos, es difícil de encontrar», señaló.

El jueves, a la misma hora y en el mismo lugar, se celebrará la actividad infantil Arturello di Popolo, un espectáculo de pantomima, gags, efectos mágicos y malabares que harán las delicias de los más pequeños. Ya el viernes por la tarde se desarrollará el Camino del Abad, en esta ocasión con salida en Villamartín de la Abadía a las 20:30 horas y con la presencia de la Unidad Templaria de la guardia de honor y los Caballeros de Ulver. Una hora más tarde las actividades se trasladarán a Carracedo donde se hará la marcha de antorchas y el caldo de peces en el campo de la fiesta.

El Medieval de 2019 finalizará el sábado 3 de agosto con la tradicional cena, que será el segundo año que se celebre en el claustro del monasterio. Una cena abierta a 220 comensales en la que se servirá melón con jamón, empanada, trucha en escabeche, codillo y postres. Estará amenizada por el juglar Mike Dos Perillas. La cena será a las 9 pero desde las 7 habrá talleres para grandes y mayores, puestos medievales, un campamento, baile y mucha música. Todo programado para hacer disfrutar a todos los bercianos y visitantes.