El consejero de Agricultura y el presidente de la Diputación en la firma del convenio en Almázcara./César Sánchez

El consejero de Agricultura y el presidente de la Diputación en la firma del convenio en Almázcara. / César Sánchez

Carnero subraya que la formación es un elemento básico para conseguir una agricultura «moderna y de futuro»

La Junta y la Diputación de León renuevan el convenio para la continuidad del Cifp de Almázcara

D. ÁLVAREZ Ponferrada

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, destacó este lunes que la formación en agricultura es uno de los pilares básicos en las políticas del departamento que dirige para conseguir que la Comunidad siga teniendo un sector agrícola «moderno y de futuro». Carnero visitó las instalaciones del Centro Integrado de Formación Profesional (Cifp) de la localidad de Almázcara, donde firmó un convenio con el presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán, para prorrogar la formación agraria durante cuatro años en estas instalaciones.

Al respecto, el objetivo principal del acuerdo es «seguir colaborando en el impulso a la Formación Profesional en los sectores agrario y agroalimentario de la Comunidad», explicó el consejero, que recordó que el apoyo de la Junta a estas instalaciones se remonta a 1984, cuando la Junta Vecinal de la localidad cedió los terrenos a la institución provincial.

Además, la renovación del convenio pretende potenciar el sector agrario de la provincia, en sus vertientes agrícola, ganadera y forestal. Al respecto, Carnero señaló que los grados impartidos en el centro de Almázcara tratan de «dar respuesta a las necesidades de los jóvenes de la zona» que busquen incorporarse a estos sectores, así como a los profesionales que ya desarrollan actividad en el sector y necesitan una formación complementaria. «Hoy renovamos un acuerdo que nos permitirá seguir trabajando para garantizar el futuro de nuestro sector», subrayó el consejero.

Durante el curso 2020-2021, más de 600 alumnos se formaron en las titulaciones de FP agraria que se imparten en los ocho centros dependientes de la Consejería, 90 de ellos en el centro ubicado en esta localidad berciana. El centro imparte actualmente dos ciclos de FP, uno de grado medio para conseguir el título de técnico en aprovechamiento y conservación del medio natural y otro de grado superior de técnico superior en gestión forestal y del medio natural.

Durante el curso 2021-2022 están programados en el Cifp de Almázcara tres certificados de profesionalidad, con contenidos innovadores como el uso de drones aplicados a la agricultura. En cuanto a formación no formal, durante este año se han programado siete cursos sobre temas muy diversos como poda en altura, apicultura, gestión forestal o gestión de incendios a través del análisis de imágenes de satélite.

Por su parte, el presidente de la Diputación valoró que la suma de esfuerzos entre ambas administraciones permita mantener abierta la antigua Escuela de Capacitación Agraria y reclamó a la Consejería de Educación que dote a este centro de un mayor número de plazas.

Parque Agroalimentario del Bierzo

Respecto al futuro del proyecto de Parque Agroalimentario del Bierzo, Carnero reiteró que la comarca dispone de «muchas posibilidades y recursos» y destacó que los siete sellos de calidad convierten al sector agroalimentario berciano en «ejemplo en toda Castilla y León». El consejero comprometió el «total apoyo» de la Junta a las iniciativas relacionadas con el sector, pero reclamó al ámbito privado y a las administraciones locales que den «un paso al frente» para mostrar su interés en el proyecto.

En el mismo sentido, Carnero se mostró abierto a dialogar con el Consejo Comarcal del Bierzo para sumar esfuerzos en el proyecto de Banco de Tierras gestionado por la institución berciana. Por último, en relación a las obras de modernización del Canal Bajo del Bierzo, el consejero avanzó que «más pronto que tarde» se aprobará en Consejo de Gobierno la declaración de utilidad pública y urgente ejecución de los trabajos.

Al respecto, Carnero insistió en que la Junta mantiene el «compromiso político, técnico y económico» con este proyecto, que afectará a un total de 3.600 hectáreas, de la mano de una inversión superior a los 42 millones. En ese sentido, el consejero confió en obtener cofinanciación de los fondos europeos de recuperación y resiliencia.