Panales de abejas de la zona de Las Médulas. / César Sánchez

Camponaraya y Riello acogen sendas jornadas formativas sobre protección de las colmenas frente a ataques de osos

Los actos están organizados por la Asociación Leonesa de Apicultores y el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

El salón de actos del Ayuntamiento de Riello acoge en la tarde de este martes la primera de las dos jornadas formativas gratuitas organizadas por la Asociación Leonesa de Apicultores (ALA), en colaboración con el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas), orientadas a proteger los colmenares apícolas contra el ataque del oso. La jornada se repetirá mañana en la sede de la cooperativa Apícola del Bierzo, en el municipio de Camponaraya.

En ambas sesiones, los apicultores conocerán las técnicas más adecuadas para evitar estos ataques, como la correcta colocación de pastores. Cabe destacar que la Junta, a través de una línea de ayudas, subvenciona la compra de pastores, pero que la colocación de los mismos debe ser de una manera especial para que el oso no pueda penetrar en los colmenares.

Debido a la climatología, los incendios y la sequía, los animales salvajes se ven obligados a buscar alimento en lugares que habitualmente no frecuentan. Las colmenas, con su alimento principal, suponen un gran aporte de calorías y proteínas, lo que unido al sabor dulce de la miel convierte a los colmenares en una fuente de alimentación ideal para el oso.

Fuentes de ALA señalaron que el ataque de esta especie a los colmenares de la provincia es «cada vez más frecuente» y el pago de las indemnizaciones se alarga cada vez más en el tiempo, con un promedio que supera el año y medio, lo que pone a los apicultores profesionales en grave riesgo de viabilidad de sus empresas. Para que un colmenar pueda ser indemnizado por la administración autonómica es obligatorio, a partir del primer ataque, que se encuentre cerrado con un pastor de unas determinadas características.