Cacabelos aprueba un presupuesto de 3,43 millones de euros en un pleno marcado por la expulsión del portavoz del PP

Adolfo Canedo (izquierda) y José Manuel Cela, en una imagen de archivo. /
Adolfo Canedo (izquierda) y José Manuel Cela, en una imagen de archivo.

José Manuel Cela protestó por la retirada del uso de la palabra al concejal no adscrito y exportavoz de los 'populares', Adolfo Canedo

ICALCacabelos

El pleno del Ayuntamiento de Cacabelos aprobó definitivamente un presupuesto municipal de 3,43 millones de euros para este año 2019, con los votos a favor del PSOE, IU y Alternativa Ciudadana por Cacabelos (ACC) y en una sesión plenaria marcada por la expulsión del pleno del portavoz del PP, José Manuel Cela.

Las cuentas suponen un aumento de más de 237.000 euros respecto al ejercicio anterior, aunque el equipo de Gobierno lamentó el «importante esfuerzo» que tendrán que hacer las arcas municipales para hacer frente a las sentencias judiciales adversas que se han dictado «en procedimientos iniciados con anterioridad a la fecha de toma de posesión del actual equipo», destacaron fuentes municipales.

En ese sentido, los responsables del Consistorio recordaron que en 2019 Cacabelos tendrá que hacer frente al pago mensual de 17.000 euros, como consecuencia de la resolución judicial que obliga al Ayuntamiento a cumplir con el contrato de eficiencia energética firmado en 2014, bajo el Gobierno del PP. El gasto total en el año ascenderá por encima de los 210.000 euros. «Este gasto anual disminuirá considerablemente la liquidez del Ayuntamiento, absorbiendo recursos que nos gustaría dedicar a otras necesidades e inversiones», valoraron fuentes del equipo de Gobierno.

También se destinará al pago de sentencias y gastos judiciales el ahorro de 417.000 euros que generará el abono de las últimas cuotas de devolución de las subvenciones del recinto ferial y del museo arqueológico. Con ello, serán más de 600.000 euros del presupuesto municipal de 2019 los que no revertirán en servicios o prestaciones para los vecinos ni se podrán destinar a amortizar deuda.

Según el equipo de Gobierno, «en el 2019 se seguirá sufriendo con la nefasta gestión de los cuatro años del gobierno del PP, ya que tras las denuncias de las subvenciones y su devolución por el actual equipo, ahora le toca al contrato del alumbrado público para los próximos 12 años». En sus cantidades globales, el presupuesto municipal de Cacabelos asciende a 3.416.008 euros, a los que se suman otros 16.747 euros para el Consorcio Intermunicipal Castro Bergidum.

Las cuentas mantienen las partidas habilitadas para deportes, cultura y actividades sociales dirigidas a los colectivos más desfavorecidos del municipio. En cuanto a las inversiones, el presupuesto consigna gastos por un importe de 227.307 euros, de los que el Ayuntamiento espera que 180.000 se financien con recursos procedentes de la Diputación de León.

Polémica aprobación

La sesión que dio el visto bueno a las cuentas municipales estuvo marcada por la expulsión de José Manuel Cela, portavoz del PP, que tuvo que abandonar el salón de plenos después de protestar por la retirada del uso de la palabra al concejal no adscrito y anterior portavoz de los 'populares', Adolfo Canedo. Los compañeros de filas de Cela en la bancada del PP secundaron la protesta abandonando también el salón.

Según explicó el edil expulsado, las tres llamadas al orden por parte del alcalde se produjeron de manera consecutiva al inicio del debate sobre la resolución de las alegaciones al presupuesto. «En menos de 50 segundos se le retiró la palabra a Adolfo Canedo», aseguró Cela, que justificó su protesta en la «unidad de acción» que el PP mantiene con Canedo en Cacabelos y en la «defensa de los miembros de la Corporación frente a la linea antidemocrática y dictatorial» de los responsables del Consistorio.

Debido a su abandono del salón de plenos, las cuentas se aprobaron sin los votos en contra de los concejales del PP. Quién sí alzó su mano contra el presupuesto fue precisamente el concejal no adscrito, Adolfo Canedo, que consideró que su voto en contra servirá para dar «una argumentación más sólida» y para «legitimar aún más» la acción judicial que anunció que emprenderá para llevar el asunto a los tribunales.