Concentración de protesta de colectivos de La Cabrera, Carballeda y Sanabria contra la instalación de marcroparques eólicos.

La Cabrera, Carballeda y Sanabria se unen en defensa del territorio contra de los 15 macroparques eólicos proyectados

Más de un centenar de integrantes de colectivos vecinales, sociales y conservacionistas se concentran en el Alto del Peñón, en el Puerto del Vizcodillo, «para salvar las tierras de un expolio y una invasión devastadores e innecesarios»

ELBIERZONOTICIAS

La Cabrera, Carballeda y Sanabria se unen en defensa del territorio para manifestar su rechazo a los 15 macroparques eólicos que se proyectan en estas zonas de las provincias de León y Zamora. Pretenden así «actuar para salvar las tierras de un expolio y una invasión devastadores e innecesarios».

Colectivos vecinales, sociales y conservacionistas hasta algo más de un centenar de personas se concentraron en el Alto del Peñón, en el Puerto del Vizcodillo, para manifestar su rechazo a estas iniciativas. Estuvieron representadas varias de las entidades y colectivos que se han formado en la zona a raíz de la amenaza de los macroproyectos sobre el territorio. Cabrera Despierta, Cabrera Natural, Zamora Viva, Cryosanabria (asociación para el estudio de las montañas), Plataforma Afectados Solar Ricobayo, Otra Vez NO en Sayago, Asociación Cultural Amigos de Velilla y Ecologistas en Acción de Zamora. También acudieron a manifestarse y a mostrar su apoyo vecinos de la asociación Alta Valduerna Natural y Sostenible, y las entidades bercianas Bierzo Aire Limpio y Bierzo Renovable.

Estas comarcas vecinas comparten los impactos que ocasionarían un total de 15 macroproyectos eólicos, dos de ellos de reciente información pública. «Se trata de la invasión y el borrado total del territorio tal y como lo conocemos», señalan. Sumado esto a lo que se proyecta, además, dentro de los límites de cada comarca, «son cientos de hectáreas de terreno que dejarían de ser de los pueblos para generar un beneficio que no repercutiría en el territorio, con una vida útil muy corta. Un despliegue de renovables a gran escala que se presenta ante la opinión pública como la única vía para realizar la transición energética, pero que no es realmente necesario. No así», subrayan.

Los habitantes y descendientes de estas comarcas se unen ahora para «hacer que impere la razón por encima del desastre, evitar la destrucción del entorno y de todos los bienes y la riqueza que se han conservado durante siglos». Intentan así trabajar para que desde todos los organismos competentes, locales, estatales y a nivel europeo, «se replantee la forma de llevar a cabo la necesaria Transición Ecológica, de manera que no suponga un grave perjuicio de consecuencias imprevisibles e irreparables en el aspecto ambiental, cultural, social y económico, y en el alma, viva y despierta, de estos lugares», concluyen.