Recolección de pera conferencia. / César Sánchez

El Bierzo prevé recoger 12 millones de kilos de pera conferencia y 2,5 de manzana reineta «de muy buena calidad»

Se recuperan los niveles de producción medios de la comarca tras dos campañas de pérdidas

Esther Jiménez
ESTHER JIMÉNEZ Ponferrada

Los fruticultores de la comarca del Bierzo ya han iniciado la campaña de recogida de la pera conferencia y de la manzana reineta, dos de los productos por excelencia de la gastronomía berciana. Las previsiones, una vez comenzada la recolección, es que se recuperen los niveles de producción medios, después de que en los dos últimos años se produjeran bajadas considerables.

Así, se esperan 12 millones de kilos de pera conferencia y 2,5 de manzana reineta «de muy buena calidad que se está confirmando según va entrando la fruta en las cooperativas y en las empresas», indicó Pablo Linares, director técnico de la Asociación Berciana de Agricultores (ABA) y de los consejos reguladores.

En ese sentido, Linares confía en que en lo que queda de campaña no se produzca ningún sobresalto, «que no nos caiga alguna tormenta de piedra o cosas que nos hagan estropear ahora al final el producto, pero en principio bastante contentos ante poder tener una campaña normal de producción».

Por otro lado, las enfermedades como el fuego bacteriano han puesto en jaque a los agricultores este verano debido a las condiciones meteorológicas de más humedad y temperaturas más suaves pero a la larga no han supuesto ningún inconveniente para que la producción salga adelante con niveles óptimos. «Los agricultores han tenido que estar más encima de ello, más pendientes pero en general no ha habido algo que haya desequilibrado o que haya producido alguna pérdida importante y el resultado es que en plena campaña de recolección vemos que se van recogiendo los kilos que más o menos íbamos estimando», añadió el director técnico de la ABA.

Además, esta es la segunda campaña de recogida de la pera conferencia y de la manzana reineta que se tiene que aplicar un protocolo especial por la pandemia del covid. Un protocolo que, como señaló Pablo Linares, se ha mantenido intacto con respecto al año pasado, lo que supone un importante esfuerzo para los fruticultores. «No es sencillo en unas labores como es la recolección en las que hay mucha gente, muchas cuadrillas trabajando en el campo, e intentar mantener esas medidas es bastante complejo», explicó, aunque en el caso del 2020 surtieron efecto ya que no se produjo ningún brote ni ningún caso. «Esperemos que este año acabemos igual», concluyó.