Bierzo y libertad

El Consejo Comarcal conmemora el 80 aniversario del fin de la Guerra Civil con un homenaje a los 145 ediles represaliados en la comarca durante el periodo republicano de los que 41 fueron alcaldes

El presidente del Consejo Comarcal del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel, junto al historiador Alejandro Rodríguez y su equipo de trabajo, en la presentación. /CARMEN RAMOS
El presidente del Consejo Comarcal del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel, junto al historiador Alejandro Rodríguez y su equipo de trabajo, en la presentación. / CARMEN RAMOS
CARMEN RAMOS Ponferrada

El Consejo del Bierzo rinde homenaje a los 145 ediles represaliados en la comarca en el periodo republicano. Será en un acto público que se desarrollará este viernes, 5 de marzo, a las 18.00 horas, en la Sala Río Selmo de Ponferrada y que coincide con el 80 aniversario del fin de la Guerra Civil. «El tributo a estos ediles era un homenaje que nos debíamos toda la comarca a todas aquellas personas que dieron su vida por la libertad», indicó el presidente de la institución, Gerardo Álvarez Courel, en la presentación.

Familiares de los represaliados participarán en un acto en el que se presentará el trabajo de investigación desarrollado por el historiador Alejandro Rodríguez para poner localizar a los ediles que fueron represaliados en todos los ayuntamientos del Bierzo. Una tarea que resultó «bastante difícil», según reconoció, por el «complicado estado en el que se encontraban los archivos y la documentación consultada», subrayó, máxime teniendo en cuenta en «en muchos casos sí que existe esa documentación pero en otros ha desaparecido», resaltó.

De los 43 municipios con los que contaba El Bierzo en el periodo republicano entre 1931 y 1936, la labor de investigación realizada consultando los datos de las sesiones plenarias ha permitido completar el listado de represaliados en 33 ayuntamientos de la comarca mientras que en el caso de los 10 restantes «las actas no han arrojado información», apuntó Rodríguez, lo que les ha obligado a consultar otras fuentes de documentación para conocer los nombres de los alcaldes y concejales que formaron parte de las corporaciones bercianas.

Son un total de 1.100 los nombres de ediles los que ha arrojado la investigación de los cuales 145 fueron represaliados -140 por el bando sublevado y 5 por el bando republicano-, 41 de ellos fueron alcaldes, 22 primeros tenientes de alcalde, 10 segundos tenientes de alcalde, 8 síndicos y 64 concejales, explicó el historiador encargado del trabajo.

De los alcaldes, 12 fueron asesinados extrajudicialmente y se consideran desaparecidos como es el caso de Miguel Jato, de Carracedelo; Germán Ramón, de Peranzanes; Salustiano Morán, de Puente de Domingo Flórez; Blás López, de Priaranza del Bierzo o Saturnino González, de Paradaseca. A ellos se suman regidores de Igüeña, Castropodame, Oencia o Páramo del Sil. Otros 7 fueron fusilados, tres de ellos de Ponferrada: Juan García Arias, Carlos Garzón Merayo y Francisco Sánchez Rodríguez, a los que hay que sumar los regidores de Villafranca, Bembibre o Toral de los Vados que también fueron asesinados.

Llama especialmente la atención el caso del alcalde de Palacios del Sil, Elpidio González, que fue asesinado en un campo de concentración de Austria, y el de Nicasio Astorgano, alcalde de San Esteban de Valdueza, huido en el momento en el que estalló el golpe de Estado y que finalmente se entregó y fue condenado a 20 años de prisión en la isla de San Simón de Pontevedra donde falleció «debido a las condiciones inhumanas que existían en este tipo de prisiones», explicó el historiador Alejandro Rodríguez, que echó en falta una mayor implicación por parte de las administraciones locales para desarrollar estas labores de investigación. «Parece que la documentación es algo propio del alcalde y del secretario cuando no debería de ser así», lamentó.

De momento, las labores de investigación han permitido establecer contactos con 16 familias de ediles represaliados en la comarca si bien el convenio firmado con el Consejo del Bierzo permitirá desarrollar una segunda parte del trabajo para que todos los datos se puedan recoger en un libro que se publicará a final de año.