Bierzo Aire Limpio impugna ante la Comisión Europea la nueva Directiva de energías renovables

La ong berciana se une a la campaña #barralibrenegocionismoverde

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

«La Comisión Europea prepara una nueva fechoría: la Directiva COM(2022)222 por la que se facilitan los trámites para los macro proyectos renovables». Con estas palabras, «una nueva fechoría», define Bierzo Aire Limpio (BAL) la directiva europea que «abre el camino a la barra libre para los macroproyectos de energías mal llamadas verdes o limpias».

La ong berciana se ha unido a la campaña emprendida por colectivos ciudadanos en toda Europa para impugnar esa directiva, que modifica la anterior directiva de renovables para, «en apariencia, agilizar y facilitar los trámites administrativos; lo que en realidad significa vía exprés y barra libre para las multinacionales».

La campaña europea se expresa en redes sociales con los hashtags #barralibrenegocionismoverde y #viaExpresMACROrenovablesNO, «cuya denuncia principal es que con esta directiva la Comisión Europea convierte la participación pública en un mero trámite procesal carente de contenido y sin sentido».

La directiva impugnada por BAL «elimina procedimientos de evaluación de impacto ambiental de proyectos; elimina fases de participación pública y de consultas a interesados; establece puntos de consulta e información para los promotores de proyectos de energías renovables, pero no para las poblaciones afectadas y público en general; y en fin, no contiene ninguna medida de concienciación ni información ni educación medioambiental sobre el impacto de estas instalaciones intensivas».

«En los últimos años, las medidas del Gobierno español han provocado que nuestro territorio haya visto un auténtico aluvión de polígonos industriales eólicos y fotovoltaicos en las zonas mejor conservadas, habitualmente en los cordales de cadenas montañosas y en las estepas más amenazadas. Se trata de proyectos de gran envergadura, con docenas de aerogeneradores gigantes (200m) o miles de placas fotovoltaicas por cientos de hectáreas, y kilómetros de líneas de evacuación que supondrán una transformación del entorno», añadió Bierzo Aire Limpio.

«Frente a esta invasión intensiva, la Comisión Europea propone que los proyectos de energías renovables no requieran información pública ni evaluación de impacto ambiental», lo cual, a juicio de los ecologistas bercianos, supondría una grave contradicción con las bases del Convenio de Aarhus, así como con la Directiva 2003/35 de 26 de mayo de 2003 por la que se establecen medidas para la participación del público en materias relacionadas con el medio ambiente; y de otras Directivas europeas sobre participación del público y acceso a la justicia.

«La traslación a España de esta #barralibre ha empezado ya con el Real Decreto-ley 6/2022, en el que, con la excusa de la guerra de Ucrania, se prevé un procedimiento para los macroproyectos de renovables que omite la participación ciudadana (dado que los proyectos no serán públicos hasta la autorización final); y fija unas condiciones para que el proyecto se someta a evaluación de impacto ambiental que a la práctica eximen de ese control a la mayor parte de esos proyectos. Tanto este Real Decreto-ley 6/2022 como la nueva Directiva Europea conllevan una regresión en la protección del medio ambiente, y una flagrante vulneración de los principios de transparencia y de participación pública», por lo que Bierzo Aire Limpio ha impugnado dicha norma ante la Comisión Europea.