Aviones espía que descubrieron asentamientos romanos en el Bierzo

Un estudio revela tres campamentos del siglo I a.C. en las montañas del Bierzo, en concreto en Balboa y Villafranca del Bierzo

Imágenes aéreas recogidas en el estudio./
Imágenes aéreas recogidas en el estudio.
ELBIERZONOTICIASPonferrada

Los estudios fotogramétricos realizados por aviones espía de Estados Unidos en las décadas de los años 40 y 50 del pasado siglo, junto imágenes de Google, del Plan Nacional de Ortofotografía y de la tecnología LIDAR han servido a la Junta de Castilla y León, a las universidades de Oviedo y Santiago de Compostela y al CSIC para determinar la presencia de asentamientos militares romanos del siglo I a.C. en las montañas de la comarca del Bierzo.

En el estudio firmado por Julio M. Vidal, José Manuel Costa-García, David González y Andrés Menéndez, que lleva por título 'La presencia del Ejército romano en las montañas de El Bierzo (León): novedades arqueológicas' y del que se hace eco El País, se recoge la existencia de tres campamentos legionarios de los que no se tenía conocimiento hasta el momento y que se denominan A Cortiña dos Mouros-Campo do Circo, en Cervantes (Lugo), A Serra da Casiña, en Balboa, y As Penas de Perturexe, en Villafranca del Bierzo.

Según el estudio, estos campamentos se construyeron entre las guerras cántabras y las décadas siguientes y su capacidad era variable, pudiendo albergar entre 1.600 y 6.000 legionarios. Se trataba además de asentamientos temporales, abandonados por Roma de forma rápida, e incluso eran destruidos para evitar su reocupación por el enemigo.

En la actualidad estos yacimientos «no solo presentan un bajo grado de visibilidad sobre el terreno, sino que además están caracterizados por su fragilidad estructural», explican en el estudio.