Auxitrans aplica un ERTE de seis meses a partir de enero a 17 de sus trabajadores en las auxiliares de Endesa en Compostilla

Concentración de los trabajadores de las auxiliares de Endesa ante la central de Compostilla./César Sánchez
Concentración de los trabajadores de las auxiliares de Endesa ante la central de Compostilla. / César Sánchez

La plataforma anuncia que recrudecerá las protestas y lamenta que la decisión llegue apenas 24 horas después de que la eléctrica anunciara el plan social para sus empleados y una inversión de 240 millones en instalaciones fotovoltaicas en El Bierzo

CARMEN RAMOS Ponferrada

Los peores presagios manifestados por la plataforma de las empresas auxiliares de Endesa que operan en la central de Compostilla se están cumpliendo. Apenas 24 horas después de que la eléctrica anunciara el plan social para sus trabajadores y una inversión de 240 millones en un parque de instalaciones fotovoltaicas en El Bierzo para compensar el cierre de la térmica situada en Cubillos del Sil, la empresa Auxitrans, dedicada al transporte de carbón y movimiento de tierras, ha comunicado a la plantilla que aplicará un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) durante seis meses que afectará a 17 trabajadores y que tendrá efecto desde el 1 de enero al 30 de junio de 2019.

«Este es el plan social que tiene Endesa con nosotros, sólo para su gente, nosotros no existimos, la evidencia está aquí, implicación con nosotros y con la zona evidentemente no hay», lamentó el portavoz de la plataforma, Alonso Roa, que anunció que este viernes solicitado una reunión urgente con la dirección de la central berciana para conocer las medidas que Endesa pretende llevar a cabo ante la situación 'in extremis' en la que se encuentran y que amenaza con dejar a todos en la calle.

«Lo que se nos dijo es que se iba a hacer un plan social y que nos iban a mantener y 24 horas han tardado en decirnos que nos tenemos que ir para casa», explicó Roa. Desde la plataforma reconocen que el anuncio del ERTE supone un verdadero jarro de agua fría para la difícil situación que afrontan los 180 operarios de las auxiliares de Endesa en Compostilla y que se produce, precisamente, una semana después de que Maesa, otras de las empresas que opera en la central, notificara el despido de siete operarios del parque de carbones al no existir carga de trabajo.

Los trabajadores no entienden «por qué nos dan una de cal y otra de arena cuando nos dicen que van a contar con nosotros y que nos van a dar una solución», señaló el portavoz de la plataforma de auxiliares. el colectivo ha manifestado su desconfianza a la vista de la situación y temen que el resto de las ocho empresas que operan en la central de Cubillos del Sil siga adelante la cadena de despidos o regulaciores temporales de empleo de sus trabajadores si no hay ninguna acción urgente por parte de la eléctrica que lo impida.

Los trabajadores de las auxiliares en Compostilla anuncian que estudiará medidas más contundentes para que se garantice una opción de futuro a sus empleos. «No nos vamos a conformar porque al final están haciendo lo que ellos quieren y nos vemos abocados a quedarnos todos en la calle que es lo que hemos estado diciendo todo este tiempo y es lo que estamos viendo porque no hay implicación por parte de Endesa», indicó Roa.

Los operarios protagonizarán el próximo jueves día 27 su segunda jornada de huelga en defensa de sus empleos. Una jornada en la que precisamente los 17 trabajadores de Auxitrans están convocados por la empresa para firmar su ERTE. De forma previa, el lunes se reunirán con el alcalde de Cubillos del Sil, Antonio Cuellas.

 

Fotos