Las auxiliares de Endesa vuelven 'a la carga' en Compostilla para que se aclare su futuro

Los trabajadores de las auxiliares se concentraron de nuevo este lunes ante las oficinas de Endesa en la central de Compostilla en Cubillos del Sil./
Los trabajadores de las auxiliares se concentraron de nuevo este lunes ante las oficinas de Endesa en la central de Compostilla en Cubillos del Sil.

Los trabajadores se concentraron de nuevo este lunes ante las oficinas de la térmica de Compostilla en Cubillos del Sil para exigir a la eléctrica «soluciones» ante la posibilidad de una inminente disminución o cese de actividad de la central

CARMEN RAMOS Cubillos del Sil

Los trabajadores de las auxiliares de Endesa han protagonizado este lunes una nueva concentración ante las oficinas de la térmica de Compostilla II en Cubillos del Sil para exigir a Endesa garantías de empleo para los 170 operarios pertenecientes a las siete compañías que operan en la central ante la posibilidad de una inminente disminución o cese de actividad de las instalaciones a la vista de que sólo hay carbón «para 40 días de funcionamiento».

Las plantillas han decidido así repetir la movilización llevada a cabo este viernes de 10.00 a 10.30 horas, coincidiendo con la hora del bocadillo, y que harán cada día, ante el silencio de la eléctrica para aclarar el futuro que les aguarda. Un mutismo que mantiene con los trabajadores pero no así con las empresas.

En el caso de Maesa, la empresa ya ha comunicado a sus trabajadores que si se produce l parón de actividad en la térmica «a partir del día 1 de enero nos tiene que desplazar fuera de la península o mandarnos a casa con veinte días por año trabajado», explicó Alonso Roa, portavoz de la plataforma de empresas auxiliares. Una situación que entiende que podría repetirse como un efecto dominó en el resto de las auxiliares.

Desde la plataforma exigen a la eléctrica «soluciones dignas y no traumáticas» y que posibilite la recolocación de los trabajadores en cualquier actividad que se desarrolle en la central porque «ellos sí que van a seguir teniendo actividad pero nosotros no vamos a tener carga de trabajo», apuntó Roa.

Los trabajadores reclaman, además, la solidaridad de la ciudadanía de la comarcca apoyando sus medidas de presión ya que entienden que «es una situación que afecta a todos no sólo a los 170 trabajadores que hay aquí, porque estamos hablando de toda la comarca».

Contenido Patrocinado

Fotos