Las auxiliares de Endesa solicitan reunirse con Terrón para conocer su 'encaje' en los proyectos de la Ciuden

Campamento de las empresas auxiliares de la central térmica de Compostilla II en Cubillos del Sil. /CÉSAR SÁNCHEZ
Campamento de las empresas auxiliares de la central térmica de Compostilla II en Cubillos del Sil. / CÉSAR SÁNCHEZ

Los trabajadores cumplen 80 días acampados a las puertas de la central de Compostilla II en Cubillos del Sil mientras siguen esperando una solución a su futuro laboral

CARMEN RAMOS Ponferrada

La plataforma de empresas auxiliares que operan en la central térmica de Compostilla II en Cubillos del Sil ha solicitado una reunión con el director general de la Ciudad de la Energía, Arsenio Terrón, para conocer de primera mano el 'encaje' que podrían tener los trabajadores en los nuevos proyectos en los que se trabaja desde la Fundación.

«Queremos hablar con el director de la Ciuden para saber cómo podemos entrar en los nuevos proyectos que puedan venir para El Bierzo», explicó el portavoz del colectivo, Alonso Roa. «A ver si nos pueden encajar de alguna manera», subrayó.

Se trata del primer contacto que la plataforma mantiene con el responsable de la Ciudad de la Energía en la ya larga ronda de reuniones que vienen manteniendo con instituciones y partidos políticos desde que se inició el conflicto en el mes de junio en demanda de un plan de futuro que les garantice un empleo ante la falta de carga de trabajo por parte de la eléctrica.

Los trabajadores, que cumplen 80 días acampados a las puertas de la térmica de Cubillos del Sil, lamentan que en este momento «van entrando a cuenta gotas» en los trabajos de desmantelamiento de la central de Compostilla II , uno de los compromisos manifestados por Endesa para su recolocación.

Y es que a los siete operarios de los eventuales y de mantenimiento que trabajan ya en las instalaciones está previsto que se unan en los próximos días otros seis. Serán entonces un total de 13 los trabajadores recolocados, cifra que se queda muy lejos de los 180 que buscan que se garantice su futuro laboral. «La empresa meterá a 20 o 25 personas pero no hay capacidad para más y nosotros queremos otro tipo de soluciones», indicó Roa.