Imagen de archivo de un racimo de mencía infectado de black rot. / Estación de Avisos

Aumenta el riesgo de infección por fuego bacteriano, black-rot y mildiu en frutales y viñedos del Bierzo

La Estación de Avisos Agrícolas recomienda proteger los cultivos, que ante las lluvias y el calor de los últimos días, se encuentran en una situación de riesgo

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

La meteorología registrada a lo largo de esta semana en la comarca del Bierzo, con lluvias y temperaturas cálidas, aumenta el riesgo de infección por distintas enfermedades en los principales cultivos de la comarca, según advirtieron desde la Estación de Avisos Agrícolas. La principal amenaza para los frutales de pepita, como perales, membrillos y manzanos, es el fuego bacteriano, mientras que en el caso de los viñedos, los enemigos a combatir son el 'black rot' y el mildiu, dos enfermedades causadas por hongos.

Como todos los hongos, estas dos especies proliferan mucho más fácilmente cuando hay tiempo húmedo y templado y afectan a todas las partes verdes de la vid, incluidos los racimos. Si éstos se infectan en su estado fenológico actual, se necrosan por completo y se produce la consecuente pérdida de cosecha.

Por este motivo, la Estación de Avisos recomienda mantener protegidos los viñedos con materias activas eficaces contra los dos hongos, con fungicidas sistémicos o penetrantes. Al respecto, los productos fungicidas de contacto son eficaces en la prevención si se aplicaron antes de las lluvias, pero deben reaplicarse cuando hayan sido lavados por precipitaciones superiores a 15 litros por metro cuadrado, siempre que se mantengan las condiciones de riesgo de infección.

Fuego bacteriano

Por su parte, el fuego bacteriano de los frutales es una gravísima enfermedad, capaz de matar a un árbol infectado en pocas semanas. Está causada por la bacteria Erwinia amylovora y afecta especialmente a perales, membrillos y manzanos, pero no a los frutales de hueso. Los síntomas más visibles son las ramas secas, con hojas marchitas que no se desprenden y que toman un color negruzco en los perales y rojizo en los manzanos y membrillos.

En este caso, la recomendación para los fruticultores es que revisen sus plantaciones en busca de árboles infectados, que poden cuanto antes los ejemplares infectados y arranquen los que no puedan sanearse. Toda la madera enferma deberá quemarse, con la autorización correspondiente del Servicio Territorial de Medio Ambiente. «Cortar, arrancar y quemar los árboles enfermos es la única medida de control eficaz. Mantener las plantaciones frutales sanas es tarea de todos, y además es una obligación, para conseguir minimizar la expansión de la enfermedad en nuestra comarca», señalaron los técnicos de la Estación de Avisos.

Además, las herramientas de poda deberán desinfectarse con lejía rebajada entre árbol y árbol y con alcohol y posterior flameo al término de las operaciones. La plantación deberá protegerse con la aplicación de materias activas que reduzcan el riesgo de infección.