Asaja denuncia «trabas administrativas insalvables» para que los viticultores leoneses accedan a las ayudas a la vendimia en verde

La organización agraria asegura que la mayoría no han hecho la declaración de cosecha en alguna de las tres últimas campañas

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

La organización agraria Asaja denunció este martes que las «trabas administrativas insalvables» en el proceso de solicitud de ayuda para la vendimia en verde dejarán fuera a muchos viticultores de la provincia de León, tanto de la Denominación de Origen (DO) Bierzo como de la DO León. El plazo para solicitar estas ayudas finaliza hoy y Asaja augura que tanto el número de solicitudes como el de hectáreas acogidas en la provincia serán «testimoniales», a pesar de que muchos productores no tienen garantizada la venta de la uva y otros muchos temen que los precios de mercado no compensen los gastos.

Según la organización agraria, uno de las principales problemas tiene que ver con dejar excluidas las fincas de menos de 0,3 hectáreas, una medida que afecta sobre todo a la DO Bierzo, un territorio caracterizado por el minifundismo. Además, se suma la circunstancia de que una gran mayoría de los viticultores no han presentado en alguna de las tres campañas de referencia la denominada declaración de cosecha, un trámite administrativo que consiste en indicar la producción de uva comercializada en la explotación.

«Por lo que ha podido comprobar Asaja al tramitar estas ayudas a la vendimia en verde, la mayoría de los viticultores que sí han hecho la declaración de cosecha coinciden con bodegas que a su vez tienen viñas y que además de la declaración de producción de uva tienen que declarar la elaboración y existencias de vino», explicaron los representantes del sindicato agrario. Este trámite es una obligación del viticultor aunque le corresponde a la Junta la recepción y procesado de esta documentación, subrayaron los responsables de Asaja, que instaron al Gobierno autonómico a tomar medidas para informar al sector de sus obligaciones ante un «incumplimiento generalizado año tras año» y a ejercer la obligación de control que establece el Reglamento europeo en esta materia.

En la línea de «poner claridad al sector vitivinícola de la provincia», Asaja exigió «un control exhaustivo de las normas de producción y comercialización fijadas por los consejos reguladores», así como «unos datos fiables de producción de uva». Igualmente, el sindicato agrario pidió que la Consejería de Agricultura ponga al día el registro vitícola, en el que, denunciaron, «todavía constan miles de hectáreas ya inexistentes».