El alcalde de Bembibre apela a la lealtad tras la dimisión del presidente local del PP

Sigifredo Benavides, en una imagen de archivo. /
Sigifredo Benavides, en una imagen de archivo.

Sigifredo Benavides atribuye su renuncia al «boicot» que dice sufrir por parte del regidor, que analiza la situación como la constatación de un hecho consumado «desde hace tiempo»

CÉSAR FERNÁNDEZPonferrada

El hasta ahora presidente de la Junta Local del PP en el Ayuntamiento de Bembibre, Sigifredo Benavides, ha formalizado su baja como militante de la formación, algo que atribuye al «boicot» que dice sufrir por parte del alcalde, Manuel Otero, desde que ganó la reelección al cargo al frente del partido en el segundo municipio del Bierzo. El también concejal pasará a ejercer como edil no adscrito hasta las elecciones del próximo mes de mayo, a las que no descarta concurrir si encuentra un proyecto «ilusionante» en el que encaje. La renuncia de Benavides deja al Gobierno local del PP en minoría al sumar sólo seis representantes en una Corporación con 13 asientos, pero el propio Otero lanza un mensaje de «tranquilidad» y «normalidad» ante un hecho con el que ya contaba «desde hace tiempo».

La dimisión es la «culminación de un boicot» que ha derivado en «malestar» con el alcalde desde la pugna del pasado año por la Junta Local del PP. Así lo explica Benavides, que obtuvo la reelección frente a otro candidato más próximo al regidor. «Y se ha hecho imposible trabajar por Bembibre», dice el dimisionario, al que Otero retiró las competencias de Bienestar Social y su presencia en la Junta de Gobierno del Ayuntamiento. Benavides ha conservado hasta la fecha las atribuciones en las áreas de Promoción Industrial, Comercio y Tráfico. «Pero no me dejaban hacer nada. Las tenía sólo de un modo ficticio», señala.

A partir de su dimisión como militante del PP, pasará a ejercer funciones de concejal no adscrito en labores de «control y fiscalización» del Ejecutivo municipal, que queda con seis ediles en minoría frente a los siete que suman PSOE, Coalición por El Bierzo y el propio Benavides, que compromete su apoyo a los puntos que redunden en «beneficios» para Bembibre. Sin obviar que la situación actual «va a generar un gran malestar entre afiliados del PP que se sientan desplazados», dice tener «ideas, ilusión y ganas» para seguir en política. ¿Habrá sitio en otra candidatura? «Tiene que haber un proyecto que me ilusione y que ese proyecto cuente conmigo», contesta.

«Los personalismos no sirven», dice el regidor

Como la constatación de un hecho consumado analiza la dimisión el alcalde de Bembibre, que carga contra los «personalismos». «La lealtad es imprescindible», dice Otero, dispuesto a presentar próximamente un Presupuesto para 2019 con la previsión de llevar una bajada del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles) y subida de sueldos para el personal municipal al frente de un Gobierno en minoría. «No me preocupa demasiado la situación. Cada cual tendrá que asumir su responsabilidad. Y será la prueba del algodón si se vota en contra a un Presupuesto con bajada de impuestos y subida de salarios», apunta.

«Inmerso» en el proyecto autonómico liderado por el candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, el alcalde de Bembibre se remite a las decisiones de la dirección provincial del PP para resolver tanto el vacío de poder en la Junta Local generado por la dimisión de Benavides como la elección del cabeza de cartel para las elecciones municipales de mayo. «Y nosotros seremos leales con esa decisión porque los personalismos no sirven», añadió sin dejar de afear que el dimisionario no hubiera convocado una asamblea para comunicar su renuncia a los afiliados del PP.