La Aecc y el Hospital del Bierzo lanzan un programa contra el tabaco que combina técnicas de psicología con tratamientos farmacológicos

El jefe de Neumología del hospital del Bierzo, Juan Ortiz (5I), junto a la psicóloga de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), Tamara Prieto (6I), junto a varios de los miembroa participantes en el nuevo programa de deshabituación tabáquica con motivo de la celebración del Día Mundial Sin Tabaco./CÉSAR SÁNCHEZ
El jefe de Neumología del hospital del Bierzo, Juan Ortiz (5I), junto a la psicóloga de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), Tamara Prieto (6I), junto a varios de los miembroa participantes en el nuevo programa de deshabituación tabáquica con motivo de la celebración del Día Mundial Sin Tabaco. / CÉSAR SÁNCHEZ

El objetivo es que los que hayan abandonado el hábito de fumar eviten las recaídas

D. ÁLVAREZ Ponferrada

La psicóloga de la Asociación Española Contra el Cáncer (Aecc), Tamara Prieto, y el jefe del servicio de Neumología del Hospital del Bierzo, Juan Ortiz, presentaron el nuevo programa conjunto de deshabituación tabáquica que se lanza este viernes, con motivo de la celebración del Día Mundial Sin Tabaco. Esta nueva iniciativa combina las técnicas enfocadas al mantenimiento del abandono y la prevención de recaídas con un tratamiento farmacológico. «Si controlamos la parte de ansiedad que provoca el síndrome de abstinencia con un tratamiento farmacológico, creemos que va a aumentar la eficacia», explicó Prieto.

En ese sentido, los responsables de la iniciativa consideraron que «el mantenimiento y la prevención a largo plazo eran una parte coja» que ahora se intentará mejorar para conseguir un porcentaje de éxito mayor. Al respecto, Prieto recordó que las tasas de eficacia del actual programa de seis semanas de la Aecc para dejar de fumar se sitúan entorno al 60 por ciento al acabar, pero se reduce al 30 por ciento en el año siguiente.

«Son conductas en las que hay que incidir», reconoció la psicóloga, que explicó que a nivel nacional, el número de fumadores que han abandonado el hábito se ha reducido desde el 27 por ciento registrado en 2011 al 24 por ciento del año pasado.

CÉSAR SÁNCHEZ

En el apartado práctico, la valoración psicológica de cada paciente y su adscripción a un grupo de terapia concreto se da después de que el médico de atención primaria haya derivado al usuario a la consulta de Neumología, desde donde se le pone en contacto con la consulta de deshabituación tabáquica.

«La parte psicológica es fundamental para gestionar situaciones de estrés», aseguró Ortiz, que lamentó que los pacientes que hayan sufrido un infarto sí hagan caso del médico que les dice que dejen de fumar, mientras que cuando las mismas palabras se dicen desde el servicio de Neumología para evitar este tipo de sucesos, el éxito no es el mismo. «Hay que encontrar el punto en el que el paciente entienda que es mejor dejar de fumar que continuar fumando», zanjó.