La Semana Santa por conocer

El investigador leonés Héctor Luis Suárez habla en su último libro sobre los actos de Semana Santa que son menos conocidos en la provincia, que, a su juicio, podrían ser un recurso turístico a nivel nacional

El autor, Héctor Luis Suárez, minutos antes de presentar el libro./E.Jiménez
El autor, Héctor Luis Suárez, minutos antes de presentar el libro. / E.Jiménez
E.JIMÉNEZPonferrada

El autor e investigador leonés Héctor Luis Suárez presentó este jueves en el Museo de la Radio de Ponferrada su segundo libro, 'La Semana Santa desconocida de la provincia de León', editado por la Diputación en colaboración con la Fundación Monteleón.

Se trata de un libro en el que se cuentan aquellos actos de la Pasión desconocidos por el público general, más pequeños, «más personalizados» que, según el autor, se localizarían en el cuadrante noroeste de la Península Ibérica «y ahí vamos a encontrar muchísimos aspectos comunes que en algunos sitios se han perdido, en otros se conservan, se mantienen, y, por supuesto, a lo mejor aparecen rasgos similares en Cuenca o en Teruel, incluso en Sevilla, pero estos responden a otras realidades», explicó Suárez.

Con respecto al Bierzo, el autor aseguró que hay incluso alguna Semana Santa que no conocen ni los propios bercianos y destacó los actos de la Pasión de Villafranca, de Bembibre, de Cacabelos y de lugares más pequeños como San Miguel de las Dueñas o Villar de los Barrios. En ese sentido señaló que «lo pequeño también es atractivo, que es lo que hay que intentar meter a la gente en la cabeza».

Y todo ello, según Héctor Luis Suárez, podría ser un modelo «interesante» para aprovechar como recurso turístico a nivel nacional. ¿Cómo? «No intoxicándolos y manteniéndolos como están», indicó. «La parte religiosa está como está, la gente vive su fe, sus tradiciones; la parte etnográfica sería no modificando, no haciendo incursiones ni aculturaciones ni importando asuntos que vienen de otros lugares; y también hay valor en la costumbre, en los procedimientos, aunque hay que aceptar los cambios, los pasos, y hay que adaptarse también a la realidad de las personas que están implicadas, a través de la cofradías o de otros colectivos que colaboran, pero siempre hay que mimar mucho el material», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos