Ponferrada solicita a la Junta la construcción de un nuevo centro de día de Alzheimer con cien plazas

El edil de Bienestar Social, Pedro Muñoz, conversa con el responable de la Unidad de Geriatría del Hospital del Bierzo, Javier Pérez-Jara, en la inauguración de la jornada. / Carmen Ramos

Muñoz reclama más geriatras y la ampliación de las instalaciones actuales en Flores del Sil con «30 o 40 plazas más»

CARMEN RAMOS Ponferrada

El Ayuntamiento de Ponferrada solicita a la Junta de Castilla y León la construcción de un nuevo centro de día para enfermos de Alzheimer en la ciudad y como paso previo la ampliación de las actuales instalaciones ubicadas en el barrio de Flores del Sil con «30 o 40 plazas más». El concejal de Bienestar Social, Pedro Muñoz, aseguró hoy en el Foro Salud, Envejecimiento, Geriatría, organizado por la Unidad de Geriatría del Hospital del Bierzo, la Sociedad Castellanoleonesa de Geriatría y Gerontología y la Asociación Alzheimer Bierzo, que esta petición ya ha sido traslada al Gobierno regional dado que el centro del que se hace cargo la la asociación AFA Bierzo se ha quedado ya pequeño para atender la demanda creciente de pacientes.

«El centro de Alzheimer se está quedando muy pequeño y el Ayuntamiento ya ha «pedido a la Junta una ampliación del centro, eso para empezar, yo entendería como incluso más razonable crear otro centro», indicó Muñoz. El edil adelantó que la ciudad dispone de terreno público para la construcción del nuevo centro de día «en una parcela de mil metros para 80 o cien pacientes».

Considera que la solicitud está más que avalada por el aumento de la incidencia de la enfermedad ante el envejecimiento de la población dado que «cada vez la gente tiene más años, el deterioro cognitivo es mayor y se producen más demencias y todo este requiere casi más que hospitalización centros de día», explicó. «Al final la persona físicamente se puede encontrar bien pero el deterioro cognitivo implica que tiene que estar cuidada y vigilada, por lo tanto necesitamos más sitio», subrayó.

El responsable municipal del área de Bienestar Social, insistió en la necesidad de dotar a El Bierzo de más geriatras, y anunció su intención de «dar un impulso más» para a este proyecto que la Junta atienda una necesidad a la que tienen que hacer frente las consejerías de Sanidad y Servicios Sociales. Considera que «es vital» el entendimiento de ambas consejerías para que «una persona mayor, una vez diagnosticada tenga una atención sanitaria y por parte de los Servicios Sociales y determina que esa conjunción les dé una buena calidad de día».

En este sentido, Pedro Muñoz, confía en que el centro pueda ser una realidad para beneficiar también a los propios cuidadores de los enfermos para que tengan la atención adecudada. «Hay que tener en cuenta que muchas personas que viven solas tienen que dejar su trabajo, su actividad física, su modo de vida para atender a un ser querido que no hay nadie que se lo atienda», aseveró.

Medidas de prevención

La prevención de la fragilidad y las enfermedades en personas mayores centró las ponencias inaugurales del Foro Salud, Envejecimiento y Geriatría desarrollado en el hotel Ponferrada Plaza. El responsable de la unidad de Geriatría del Hospital del Bierzo, Javier Pérez-Jara, destacó que el 45% de los mayores de 80 años van a desarrollar pérdida de memoria, por lo que «perderán la capacidad de tomar decisiones y, muchos de ellos, de comportarse de una forma normal», explicó. Subrayó por ello la importancia de llevar a cabo hábitos de vida saludables como primera medida de prevención, entre ellas el control de la tensión o hacer ejercicio. «Va a haber unas pautas que van a permitir que el 20% de las personas mayores puedan no desarrollar una demencia», concretó.

Por su parte, la especialista Carmen Benítez puso sobre la mesa como la fragilidad es el conjunto de patologías que hacen a las personas mayores más débiles y más propensas a enfermedades, a la dependencia y a llegar a un punto de discapacidad. En este sentido, adelantó algunas medidas para evitarla «ya que es tratable y prevenible». Así, «con ejercicio y una dieta ayudamos a las personas mayores a detener su dependencia y con eso conseguimos que no dependan de un tercero y evitar que se reestructure toda la familia con miras a ayudarles a ellos», concluyó.

Fotos