Ponferrada busca captar a 230.000 turistas potenciales para que compren en el centro de la ciudad

El equipo de gobierno se reunió con la asociación 'Templarium' para analizar el plan de dinamización comercial.

Lo quiere hacer a través de la declaración de 'zona de especial afluencia turística' que ya está tramitando, cuyos objetivos son acceder a financiación para actuaciones y hacer el espacio atractivo para el establecimiento de las grandes cadenas

E.JIMÉNEZPonferrada

El Ayuntamiento de Ponferrada está tramitando el expediente para la declaración del centro de la ciudad como 'zona de especial afluencia turística' y la alcaldesa, Gloria Fernández Merayo, espera que antes de Navidad la Junta de Castilla y León le conceda dicha solicitud con el objetivo de que los 230.000 turistas potenciales que visitan la capital berciana compren en los comercios del centro. «Estamos hablando de un flujo que ronda las 230.000 personas que pueden haber visitado Ponferrada al finalizar el año y no podemos vivir de espaldas a esa realidad, ya que son 230.000 potenciales clientes que queremos que compren en ese centro que queremos regenerar», explicó la primera edil.

De este modo, la 'zona de especial afluencia turística' comprendería un triángulo cuyos vértices son el Museo del Ferrocarril, el Museo de la Energía y el casco antiguo, y busca dos objetivos: por un lado, poder acceder a financiación para determinadas actuaciones «tanto para la Administración como para la asociación de comerciantes» y, por otro, «hacer atractivo ese espacio, que coincide con el centro urbano de Ponferrada que queremos rehabilitar, para que cadenas de textil o de otro tipo se puedan instalar en establecimientos comerciales de más de 300 metros y puedan tener libertad horaria», indicó Fernández Merayo, después de reunirse con la asociación de comerciantes 'Templarium'.

Su presidente, Felipe Álvarez, reconoció que la realidad es que hay mucho turismo que de una manera u otra el comercio del centro de la capital berciana no es capaz de captar, «no sé si por un problema nuestro o por la composición de cómo está ahora mismo la situación de que el casco antiguo casi no tiene comercio y está separado de la zona comercial».

Lo que tiene claro es que tanto el Ayuntamiento como la propia asociación tendrán que hacer sus esfuerzos para intentar dar soluciones, algunas como las planteadas en el encuentro convocado para analizar el plan de revitalización comercial. En ese sentido, la alcaldesa apuntó que el colectivo les ha trasladado una serie de ideas para intentar minimizar el impacto que las obras en la calle Camino de Santiago tendrán sobre las ventas de los comercios, sobre todo en época de Navidad, y avanzó que serán actividades para «focalizar la Navidad en la zona centro para compensar el impacto negativo».

También se estudiará por parte del consistorio el facilitar tres horas de aparcamiento gratuito en horario comercial mientras duren las obras en el centro, algo que tendrá que consensuar con las empresas que gestionan los aparcamientos subterráneos y la ORA, y habilitar más espacios de aparcamiento.

Los comerciantes consideran que todas las medidas que se tomen «nunca serán suficientes, teniendo en cuenta como está la situación comercial ahora mismo en Ponferrada pero son cosas que pueden ayudar un poco». De hecho, el colectivo ha incidido mucho en el tema del aparcamiento y que haya eventos alrededor de la zona más afectada para que «la afluencia sea masiva».

En cuanto al carril 30 en la calle Camino de Santiago, Felipe Álvarez explicó que están de acuerdo, aunque reconoce que las obras les afectarán mucho pero «mientras haya vías de escape, de entrada, a parte de la que se va a seguir ubicando como entrada que es Camino de Santiago, para nosotros va a ser incómodo al principio pero sí que vamos a intentar que pueda ser posible que revitalice bastante lo que es el área comercial de la ciudad».

Fotos