Ponferrada aprueba el expediente que obliga a los ediles del anterior gobierno bipartito a devolver los sueldos

Los concejales de Use-Bierzo, antiguos miembros del gobierno del bipartito encabezados por Samuel Folgueral (C)./César Sánchez
Los concejales de Use-Bierzo, antiguos miembros del gobierno del bipartito encabezados por Samuel Folgueral (C). / César Sánchez

El grupo del exalcalde fue la única formación que votó contra el acuerdo al echar en falta mecanismos de compensación

D.ÁLVAREZPonferrada

El pleno extraordinario del Ayuntamiento de Ponferrada aprobó, con los votos a favor de PP, PSOE y Ponferrada en Común (PeC) y el voto en contra de USE Bierzo, el inicio del expediente de reintegro de pagos según el cual varios de los ediles que formaron el Gobierno municipal bipartito, que rigió en el Consistorio de la capital berciana entre 2013 y 2015, deberán devolver sus sueldos. En una tensa sesión, en la que se ausentaron los concejales de Ciudadanos (Cs) y Coalición por el Bierzo (CB) cuando tocó debatir ese punto del orden del día, los ediles aceptaron poner en marcha el mecanismo que obligará a cuatro de los actuales ediles de USE a devolver un total de 285.000 euros.

Al respecto, antes de iniciarse el debate sobre la devolución de los sueldos, el portavoz de Coalición por el Bierzo (CB), Pedro Muñoz, anunció que su grupo se ausentaría de la sesión. “Respetamos y acatamos las sentencias y no las sometemos a decisión plenaria”, aseguró Muñoz, que preguntó a la alcaldesa de la ciudad, Gloria Fernández Merayo, por qué se trae a pleno esta sentencia y no otras. El movimiento de los bercianistas fue secundado por las dos concejalas de Ciudadanos, Rosa Luna y Ruth Santín. Por su parte, la regidora lanzó un aviso a navegantes al advertir a los portavoces que el acta de la sesión se remitirá al juzgado que instruye el caso.

Una vez iniciado el debate, la regidora quiso advertir, con carácter previo, que los concejales de USE tendrían derecho a intervenir pero no a votar. Folgueral exigió tener un pronunciamiento en forma de voto, basándose en que la abstención es una cuestión personal, según establece la Ley de Procedimientos, tal y como aclaró la secretaria municipal. Aunque Folgueral reconoció que la sentencia judicial anuló los acuerdos del pleno celebrado el 30 de marzo, defendió que esa sesión se celebró “con todas las garantías legales”. El portavoz de USE Bierzo, además, exigió que el Ayuntamiento establezca una compensación por “enriquecimiento injusto” en fórmula de indemnización para los ediles afectados y criticó que el punto del orden del día no incluya ninguna consideración al respecto, motivo en el que justificó el voto negativo de su grupo.

La alcaldesa de Ponferrada, durante el pleno.
La alcaldesa de Ponferrada, durante el pleno. / César Sánchez

Por su parte, el portavoz del PSOE, Olegario Ramón, recordó que “no procede maridar ambos conceptos” y defendió que el proceso de ejecución de la sentencia, por el que los ediles del bipartito deberán devolver las cantidades percibidas, y la eventual reclamación que éstos pudieran presentar deben formar parte de “procedimientos separados”. En esa línea, la portavoz del PP, Amparo Vidal, coincidió en señalar que ese segundo procedimiento deberá llevarse a cabo “con posterioridad”.

Antes de proceder a la votación del acuerdo, al regidora volvió a intervenir para apercibir a los concejales de USE de que su “interés personal” en la materia aconsejaba su abstención para evitar situaciones de incompatibilidad. En la misma línea, la alcaldesa recordó la “complejidad” de un expediente necesario para cuantificar cantidades y regular las reclamaciones a otras instituciones como Hacienda y la Tesorería General de la Seguridad Social. La regidora justificó que el asunto se llevara a pleno con una de las expresiones que habitualmente utiliza para defender la transparencia en la gestión: “luz y taquígrafos”.

La sentencia que originó todo

El acuerdo plenario es el primer paso en la ejecución de la sentencia del Juzgado de lo contencioso-administrativo número 3 de León, de 9 de diciembre de 2014, que anuló los acuerdos plenarios de la sesión celebrada el 30 de marzo de 2013, conocido informalmente como el 'pleno del Sábado Santo', en la que los ediles afectados, por aquel entonces en condición de no adscritos tras abandonar la militancia socialista, establecieron sus retribuciones.

Así, la sentencia afecta al exalcalde y actual portavoz de USE, Samuel Folgueral, que deberá devolver cerca de 92.000 euros. En las filas 'usistas', también están afectados los concejales Fernando Álvarez, Santiago Macías y Cristina López-Voces. Además, otros dos ediles de la extinta formación Independientes Agrupados de Ponferrada (IAP), como Sergio Gallardo y Emilio Cubelos, también están afectados por el procedimiento.

Los concejales de Ciudadanos y Coalición por El Bierzo, durante el pleno.
Los concejales de Ciudadanos y Coalición por El Bierzo, durante el pleno. / César Sánchez

Subvenciones a las asociaciones

Por otro lado, la sesión también aprobó la modificación del plan estratégico municipal de subvenciones 2016-2018 para la anualidad de 2017, con el objetivo de hacer frente a los pagos de las ayudas destinadas a las asociaciones y colectivos de la ciudad que llevan a cabo su labor en el ámbito social y cultural.

Todos los grupos, excepto PSOE y USE Bierzo que se abstuvieron, dieron su voto a favor por motivos de “responsabilidad”, aunque quisieron hacer una “llamada de atención” al equipo de Gobierno por no haber aprobado los presupuestos con los que se podrían haber asumido los pagos. “Tiene la obligación de gobernar y de presentar los presupuestos, no de hacer tacticismo político”, resumió el portavoz de Ponferrada en Común (PeC), Miguel Ángel Fernández, en referencia a la alcaldesa, Gloria Fernández Merayo.

En la misma línea, el pleno también dio luz verde, con la única abstención de USE Bierzo, a la modificación correspondiente del presupuesto, a través de suplementos de crédito y créditos extraordinarios, por un valor total de más de 746.000 euros, que se financiarán con bajas de diferentes partidas.

El portavoz del PSOE, Olegario Ramón.
El portavoz del PSOE, Olegario Ramón. / César Sánchez

Fotos