LA honra de ser templario

Tras ser tocados por la espada del Maestre Guido de Garda, los nuevos miembros de la orden templaria recibieron su capa

Imagen de la ordenación de nuevos caballeros templarios./César Sánchez
Imagen de la ordenación de nuevos caballeros templarios. / César Sánchez
ICALPonferrada

Las celebraciones de la Noche Templaria de Ponferrada tuvieron en la fría noche del jueves uno de sus puntos álgidos con la ordenación de los nuevos caballeros, en una ceremonia tradicional que tuvo lugar en el patio del palacio de la fortaleza templaria de la capital berciana. Como cada año, los caballeros, servidores y guardianes de la Noche Templaria, fueron tocados por la espada del Maestre Guido de Garda antes de recibir sus capas.

Tras el acto de ordenación, los nuevos caballeros, ataviados ya con sus ropajes ceremoniales, desfilaron, escoltados por los miembros de la asociación de amigos de la Noche Templaria, por la calle Gil y Carrasco hasta la plaza de la Encina para realizar una ofrenda floral al templario de bronce que custodia la entrada a la Basílica. El ritual estuvo acompañado de la luz de las antorchas y contó con la ambientación del acompañamiento de música tradicional.

Además, tras su estreno en la edición del año pasado, la ceremonia estuvo precedida por segunda vez por la ordenación de varios niños de entre seis y 13 años como escuderos del castillo, un acto que tuvo lugar en la plaza de la Encina.

Esta noche, el Castillo se vestirá con sus mejores galas para acoger la tradicional cena templaria, con la asistencia de más de 500 invitados. Además, el historiador Vicente Fernández ‘Tito’ será distinguido como ‘Gran Maetsre Honorífico’. El gran desfile templario con las reliquias que los caballeros entregaron a la ciudad, acto con el que culminan las celebraciones, tendrá lugar en la noche del sábado.

Fotos