Elbierzonoticias

Los sindicatos denuncian que el 30% de las plazas de personal de la Junta en el Bierzo están sin cubrir

El presidente de la Junta de Personal Funcionario de los Servicios Territoriales de la Junta de Castilla y León, Carlos Caranda (C), junto a otros miembros del órgano, en su comparencia en Ponferrada.
El presidente de la Junta de Personal Funcionario de los Servicios Territoriales de la Junta de Castilla y León, Carlos Caranda (C), junto a otros miembros del órgano, en su comparencia en Ponferrada.
  • Denuncian la precariedad de los trabajadores de las cuadrillas de extinción de incendios y reclaman la creación de guardias de investigación

Los sindicatos denuncian que el 30% de las plazas de personal de la delegación territorial de la Junta de Castilla y León en el Bierzo están sin cubrir. Es una de las quejas puestas sobre la mesa por la Junta de Personal Funcionario de León que se reúne este viernes en Pleno en Ponferrada.

Los representantes de los trabajadores aseguran que de las 235 plazas que la Junta tiene en la comarca tan sólo están cubiertas 56 de las 142 que contempla la Relación de Puestos de Trabajo en Ponferrada, mientras que en el Bierzo de las 93 de la RPT existen en la actualidad 96 plazas vacantes.

La delegada de UGT en el órgano sindical, Inés González, subrayó la "falta personal" en los diferentes servicios y unidades de la delegación territorial de la Junta en la comarca. Una situación que no dudó en achacar a que "no se convocan oposiciones ni concursos" teniendo en cuenta que la última convocatoria corresponde al año 2015.

Un aspecto que ha resaltado el presidente de la Junta de Personal, Carlos Caranda, dado que entiende que la falta de reposición de funcionarios "provoca cada ves más desencuentro generacional" lo que redunda, a su juicio, "en la calidad de los servicios prestados".

Los trabajadores demandan de la administración regional "un mejor trato" y que sus reivindicaciones "sean escuchadas" reconociendo el papel de la Junta de Personal como órgano colegiado. "Nuestras reivindicaciones a veces son desoídas, no escuchadas o contestadas a destiempo y a veces de mala manera", apuntó.

Precariedad en la lucha contra el fuego

Las quejas de la Junta de Personal se hacen extensivas de forma especial en materia de incendios teniendo en cuenta que "es el problema más grave de nuestros montes" y al que "la Junta sólo pone parches", señaló. En este sentido, el delegado de CCOO, Ricardo Fernández, denunció la precariedad laboral de los trabajadores de las cuadrillas de extinción así como la también precaria situación de los fijos discontínuos así como la falta de oferta pública de empleo para agentes medioambientales, celadores y técnicos.

Los sindicatos reclaman también la renovación modernización de los medios materiales de lucha contra el fuego, teniendo en cuenta que, en el caso del Bierzo, una de las zonas de la provincia que sufre con especial virulencia los incendios con 2.620 hectáreas quemadas a 30 de septiembre en el incendio de Fabero de la totalidad de 6.000 calcinadas en León.

Desde CCOO lanzan un llamamiento a la Junta para que lleve a cabo una revisión de la política forestal que contemnple la creación de un modelo público de prevención y extinción, que se reconozca la categoría de bombero forestal. Piden, además, el aumento de plantillas teniendo en cuenta que en este momento existen 800 agentes medioambientales frente a los 1.100 que existían en el año 2002 y que se cree la figura de guardias de investigación de incendios que actúen durante todo el año.

Contra la ley 'mordaza'

La Junta de Personal Funcionario de León arremete contra la ley 'mordaza' aprobada por la administración regional para los fucionarios públicos cuya única pretensión es la de "que los cargos públicos que cometan delitos quedan impunes y que quien lo denuncie pueda ser sancionado", según destacó el delegado de la CGT, Rodríguez Domínguez. Asimismo rechazan también la 'ley de altos cargos' y el decreto publicado por la Junta para reorganizar la Administración que entienden que es un "caballo de troya" dado que "permitirá reducir la Administración de los Funcionarios a la mínima expresión", añaden.