Elbierzonoticias

Debate por la sanidad

Debate por la sanidad
  • La asamblea de la sanidad pública del Bierzo propone “una alianza profesional y ciudadana” contra el “deterioro” del servicio

La asamblea de usuarios de la sanidad pública del Bierzo y Laciana abogó hoy por la creación de “una alianza profesional y de la ciudadanía lo más amplia posible” que ponga freno a “las políticas de privatización y recortes” que han provocado, según denunciaron, “el empeoramiento de la calidad de la atención sanitaria”. El colectivo organizará un debate este viernes, que contará con la participación de miembros de los sindicatos sanitarios y que pretende servir para “dar a conocer y establecer un debate acerca del futuro de las acciones encaminadas a defender de forma eficaz un servicio público cada vez más deteriorado”.

Al respecto, el colectivo de usuarios recordó que “las acciones que han conseguido frenar ese deterioro han contado con la participación de todos los sectores implicados en la sanidad, desde usuarios hasta gestores sanitarios, pasando por sindicatos y trabajadores y asociaciones de enfermos”. La charla, titulada 'En defensa de la sanidad pública', tendrá lugar el viernes a las 19 horas en el centro cultural Río Selmo de Ponferrada.

Las unidades de gestión clínica

Por otro lado, los usuarios de la sanidad pública criticaron la inminente implantación de unidades de gestión clínica en el Hospital del Bierzo, algo que calificaron como “la antesala de la privatización descarada de la atención sanitaria en nuestra comarca". “La gestión clínica en el área sanitaria del Bierzo, a pesar de tener más usuarios que algunos hospitales provinciales, no tiene las mismas atribuciones y presupuestos, teniendo una cuota de usuarios por área de población que supera los límites”, denunciaron.

En esa línea, los usuarios subrayaron que “en 2015 el Hospital del Bierzo contaba con 381 camas en funcionamiento, con un índice de ocupación de los más bajos en centros hospitalarios de la comunidad”. La asamblea de usuarios también criticó “el incremento del desvío de fondos públicos hacia la sanidad privada mediante conciertos y convenios”. “Se derivan multitud de pruebas diagnósticas a hospitales públicos de León, Valladolid o Salamanca por no dotar a este Hospital del Bierzo con la maquinaria imprescindible, soportando el usuario los costes e incomodidades del desplazamiento y traslado para ser atendido en otro centro hospitalario”, denunciaron en una nota de prensa.

Las listas de espera

Respecto a las listas de espera, los responsables del colectivo atribuyeron su aumento a “la escasa inversión en recursos humanos y las continuas y sistemáticas reducciones de plantilla”. “En el Hospital del Bierzo, en junio de 2011 había un total de 1.798 personas en lista de espera quirúrgica, que se incrementaron hasta 3.972 en junio de 2016. Si la espera media en el año 2011 era de 68 días, en junio de 2016, se dispara hasta 162 días”, recordaron.

En ese sentido, la asamblea de usuarios consideró “inexplicable” el cierre de camas que se produjo en julio en el hospital de referencia de la comarca, en el que se clausuraron 36 camas, algo que calificaron de “contradictorio” con el aumento de las listas de espera quirúrgicas. “Se ha recurrido a la sanidad privada para hacer frente a este problema poniendo a los pacientes ante el dilema de operarse rápidamente en este sector con financiación pública, o bien esperar largos períodos de tiempo para ser atendidos en los hospitales públicos”, denunciaron los responsables del colectivo.

La situación del personal sanitario

En el ámbito del personal sanitario, la asamblea de usuarios recordó que “desde el año 2011 hasta la fecha, han desaparecido 548 puestos de trabajo sanitarios referidos a los diferentes niveles existentes”. Ello provocaría “un incremento del esfuerzo exigido a los trabajadores, mermando así la calidad de la sanidad pública y restringiendo el acceso a la salud a amplios sectores de la población”. El colectivo criticó además el hecho de que el personal médico no sea sustituido en vacaciones ni en bajas, algo que quedó patente en el brote de gastroenteritis surgido en la residencia mixta de mayores de Flores del Sil.