Elbierzonoticias

Confederación inicia las obras para mejorar la capacidad de desagüe del Sil en Toral para acabar con las inundaciones

Desbordamiento del río Sil en Toral de Merayo.
Desbordamiento del río Sil en Toral de Merayo.
  • Los trabajos están presupuestados en 200.000 euros y permitirán estabilizar los taludes más afectados por las avenidas extraordinarias en la zona de bifurcación del brazo del río

La Confederación Hidrográfica Miño-Sil iniciará en los próximos días la ejecución del proyecto de mejora de la capacidad de desagüe del Sil en la zona de acceso a Toral de Merayo para acabar con los problemas de inundaciones.

Esta iniciativa impulsada por la CHMS se lleva a cabo con el fin de paliar la problemática generada por los sucesivos temporales de lluvia en el los pasados meses de diciembre, enero y febrero, que provocaron el desbordamiento del río en la zona de bifurcación del río en dos brazos a su paso por la localidad.

La actuación contempla la estabilización de los taludes y márgenes afectados o más debilitados del río Sil en esta zona de la bifurcación y la retirada acarreos del propio cauce, aumentando su capacidad de desagüe para caudales circulantes hasta los 160 metros cúbicos por segundo, según explican desde el organismo de cuenca. Para la ejecución de estos trabajos, que darán comienzo el próximo viernes, está prevista una inversión de 200.000 euros.

En la evaluación de los daños inicial se detectó el aterramiento del que se considera cauce principal del Sil, lo que provocó el desvío del agua por el otro brazo, ocasionando fuertes socavaciones en sus márgenes e inundaciones en la carretera de acceso al pueblo, que permaneció varias semanas cortada incluso con caudales circulantes del entorno de 40 y 50 metros cúbicos por segundo teniendo en cuenta la superficie de la cuenca del río Sil en ese punto.

A principios del mes de marzo, en cuanto en nivel del río lo permitió, la CHMS realizó una limpieza y retirada de acarreos en el cauce principal, que equilibró los caudales circulantes entre ambos brazos y aumentó la capacidad de desagüe del cauce principal, mejorando la situación de inundabilidad de la citada carretera y permitiendo el paso de caudales del orden de 80 metros cúbicos por segundo. No obstante, se detectaron graves daños en el espolón de la bifurcación y en las márgenes del brazo secundario, que requerían de una actuación de mayor envergadura.

Cabe destacar que esta actuación no supone la solución definitiva a la inundabilidad de la carretera ya que por su ubicación, discurriendo en gran parte por la llanura de inundación de río Sil, sería necesario acometer una obra de paso de importante magnitud capaz de soportar caudales circulantes superiores a 160 metros cúbicos por segundo, para lo que se estima una inversión aproximada de 5.000.000 de euros.