Elbierzonoticias

Antonio Ovalle ensalza la importancia de las palabras en el inicio de las fiestas de la Encina

La alcaldesa de Ponferrada, junto al pregonero de La Encina 2016, Antonio Ovalle.
La alcaldesa de Ponferrada, junto al pregonero de La Encina 2016, Antonio Ovalle.
  • El bibliófilo invita a coger esas palabras para hacer con ellas «una hermosa bomba de fuegos artificiales, prendamos en ella la mecha de nuestra ilusión y hagamos que las bombas de todos nosotros exploten en el cielo de Ponferrada»

Este domingo Ponferrada dio el pistoletazo de salida oficial a sus fiestas patronales en honor a la Virgen de la Encina. Unos festejos que como todos los años comienzan con el pregón en el balcón del Ayuntamiento y con una pequeña multitud esperando ese «¡Viva Ponferrada! ¡Viva la Virgen de la Encina!» para iniciar siete días de fiesta ininterrumpida.

El pregonero de este año fue el bibliófilo berciano Antonio Ovalle, encargado de ceder al Ayuntamiento la colección privada de facsímiles 'Templum Libri' que se expone en el Castillo de los Templarios.

Ovalle comenzó su pregón recordando que en las fiestas de la Encina Ponferrada se llena de la gente de los pueblos de la comarca que, como él cuando era pequeño, «venía de fiesta a esta ciudad, a casa de mis tíos y fue cuándo descubrí, con mis primos, los gigantes y cabezudos y piloté por primera vez los coches de choque». «San Juan de la Mata, sus gentes y yo mismo, podríamos ser un ejemplo, un auténtico paradigma, de lo que las fiestas de la Encina significan para todos los pueblos del Bierzo».

El pregonero tuvo palabras para la Virgen de la Encina, a la que no quiso «abrumar» con peticiones; para recordar el 400 aniversario de la muerte de Cervantes, con un juego en el que implicó a todo el público presente; y como no, para la minería, algo muy importante para él puesto que su padre fue minero en Fabero. «Hace falta mucha unión y mucha inteligencia para resolver el problema, con el objetivo de no perder definitivamente la cuota de actividad industrial que el Bierzo necesita», aseguró.

Y como buen amante de los libros en su pregón ensalzó la importancia de las palabras y su significado «para comprender bien cuáles son nuestras ilusiones». Palabras como paz, libertad, igualdad, solidaridad, bondad, belleza, amor, felicidad, perdón, gracias, esperanza, naturaleza, padre, madre, hijo, libro, escuela o música.

«Cojamos esas palabras que están apretujadas, pero vivas en nuestro corazón, hagamos con ellas una hermosa bomba de fuegos artificiales, prendamos en ella la mecha de nuestra ilusión y hagamos que las bombas de todos nosotros exploten, juntas a la vez o una detrás de otra, en el cielo de Ponferrada. Nuestras palabras iluminarán el cielo de esta ciudad y Ponferrada iluminará con nuestras palabras a todo el mundo, pero también nos iluminará y guiará a cada uno de nosotros hacia una vida mejor», señaló.