La mujer que denunció una agresión en Ponferrada se la inventó para evitar que la echaran de su casa

Vehículo de la Policía Nacional./
Vehículo de la Policía Nacional.

La Subdelegación del Gobierno en León confirma que la víctima se autolesionó con el cristal de una botella como medida 'in extremis' para evitar el desahucio por impago del alquiler

CARMEN RAMOS Ponferrada

Todo fue un invento para que no la echaran de la casa que ocupaba como inquilina. La mujer de 44 años, con iniciales, M.C.F., herida a última hora de ayer en Ponferrada con un objeto punzante, se inventó la agresión para impedir que el propietario del piso en el que residía en el número 5 de la calle Asunción, en el barrio de Flores del Sil, lograra echarla de la vivienda después de varios meses acumulando impagos. «Ni hubo agresión, ni la pincharon, esta señora se autolesionó», explicaron hoy desde la Subdelegación del Gobierno en León.

Todo ocurrió a las 19.51 horas, poco después de que el casero lograra cambiar la cerradura de la vivienda mientras ella acudía a la comisaría para denunciar que la iban a echar de la casa y a la vuelta se encontró con que no podía entrar en el inmueble. Ante esta situación y como medida 'in extremis' la mujer decidió cortarse con el cristal de una botella de colonia y llamó al Servicio de Emergencias de Castilla y León asegurando que la habían agredido con un arma blanca.

Al lugar del suceso se trasladó una UVI móvil y una ambulancia de soporte vital básico del 112 que le prestó atención a la mujer tras comprobar que se trataba de una autolesión. No satisfecha con ello, la herida instantes después volvió a reclamar la presencia de los servicios médicos que la trasladaron finalmente al Hospital del Bierzo.

Fuentes de la Subdelegación del Gobierno aseguran que la Policía conocía ya a la denunciante por haber protagonizado varios incidentes.

Contenido Patrocinado

Fotos