Merayo avanza que la rehabilitación del Castillo Viejo permitirá hacer visitable toda la fortaleza y abrir una nueva salida

Castillo de los Templarios./César Sánchez
Castillo de los Templarios. / César Sánchez

La inversión de 1,9 millones de euros contempla también la recuperación y puesta en valor de las calles Rañadero y Tras la Cava

CARMEN RAMOSPonferrada

Las obras de rehabilitación y puesta en uso del Castillo Viejo permitirá hacer visitables todas las dependencias y abrir una nueva salida de la fortaleza en la ronda baja gracias a la concesión de una ayuda de 1.330.000 euros del Ministerio de Fomento. Así lo avanzó hoy la alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, que explicó que se trata de un plan bianual cifrado en 1.900.513,16 euros y cuyas actuaciones comenzarán a materializarse este mismo año y se completarán en 2019.

Los trabajos permitirán recuperar una superficie de 1.338 metros cuadrados de la parte medieval de la emblemática fortaleza templaria, santo y seña de la ciudad, poniendo en uso las torres, en las que se proyecta la recuperación del suelo, y también del patio que se convertirá en un nuevo espacio de uso para para la realización de eventos culturales. Asimismo, se recuperán la rondas y las pasarelas y la galería del castillo en la zona nobl y se ampliará «con otro usos» la tienda que se abrirá próximamente en el interior del castillo.

«La parte de atrás del castillo va a tener una visibilidad igual que la fachada de la calle Gil y Carrasco», apuntó Merayo, que reconoció que desde el equipo de gobierno «estamos muy contentos porque va a ser un revulsivo, va a ser un antes y un después en la vida de la fortaleza», subrayó, dado que, además, «tendrá un uso importante que complementará la visita».

La alcaldesa indicó que las obras se realizarán en base al proyecto desarrollado íntegramente por el equipo técnico municipal teniendo como soporte el anteproyecto redactado por el arquitecto encargadado de diseñar el Plan Director y afectarán a la «parte más complicada» y que no pudieron acometerse en la primera fase de recuperación del monumento.

Merayo confía en que en el primer trimestre de este año pueda estar completada la parte administrativa del expediente para que a mediados de verano se puedan comenzar a licitar los trabajos, que en este anualidad contarán con una inversión cercana al millón de euros. «Desde el Ayuntamiento vamos a tener todo preparado para que cuando recibamos el visto bueno del ministerio podamos empezar a licitar», señaló la alcaldesa.

Concretamente, el Ministerio de Fomento aportará 665.179,61 euros por anualidad (1.330.358,21 en total), el 70% de la inversión total, mientras que el Ayuntamiento correrá con el 30% restante que llegará a los 570.153,95 euros (285.076,98 al año). «Desde el Ayuntamiento vamos a tener todo preparado para que cuando recibamos el visto bueno del ministerio podamos empezar a licitar», señaló la alcaldesa.

La alcaldesa junto a la concejala de Cultura, durante su comparecencia.
La alcaldesa junto a la concejala de Cultura, durante su comparecencia.

Recuperación de las calles Rañadero y Tras la Cava

El proyecto de rehabilitación y puesta en uso del Castillo Viejo se completará con los trabajos que desarrollarán los alumnos de la Escuela Taller gracias a los talleres de formación y empleo en la especialidad de 'Recuperación de Monumentos Históricos' concedidos por la Junta de Castilla y León y permitirán poner en valor las calles Rañadero y Tras la Cava situadas en la fachada trasera de la fortaleza templaria.

A juicio de la regidora muncicipal, se trata de un «yacimiento de empleo muy importante porque tenemos un patrimonio importantísimo para recuperar» lo que considera que «va a servir de acicate y de foco de interés». En este sentido, Gloria Merayo, ha destacado el impacto económico que estas actuaciones van a tener en la ciduad dado que «animarán a la apertura de nuevos negocios y empresas en la zona».

Contenido Patrocinado

Fotos