Merayo achaca las críticas de la Federación de Vecinos al malestar de su presidenta porque el ARU deja fuera a Compostilla

Barrio de Compostilla en Ponferrada./
Barrio de Compostilla en Ponferrada.

La alcaldesa recuerda que las actuaciones del convenio urbanístico con Ciuden sólo incluyen la apertura de calles en nuevas parcelas para construir viviendas

CARMEN RAMOS Ponferrada

La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, achaca las críticas de la Federación de Vecinos del Bierzo al malestar de su presidenta por el hecho de el barrio de Compostilla se haya quedado fuera de las actuaciones de mejora que se incluyen en el proyecto Área de Regeneración Urbana (ARU) que se centrará en la mejora de viviendas en la zona de la Puebla Norte.

Merayo considera que el 'deficiente' dado a la gestión del equipo de gobierno del PP responde únicamente a la opinión de la responsable del colectivo, Pilar Martín Coruña, que cree que «está en su derecho» de criticar la gestión municipal dado que ve «que se pueda sentir decepcionada porque tenía otras expectativas, pero no podemos hacer otra cosa», subrayó. No obstante, no ha dudado en destacar, por contra, el respaldo con el que cuentan por parte de otras muchas asociaciones de vecinos «que nos escriben, nos felicitan y, al revés, manifiestán que están contentos con la gestión», indicó.

En cuanto al ámbito de actución del ARU, la regidora municipal entiende «que ella pueda estar un poco dolida por el tema de Compostilla» pero deja claro que el ámbito de actuación viene determinado extrictamente por criterio de los técnicos de la Junta de Castilla y León. «Son los que deciden donde se va a llevar a cabo la rehabilitación y nosotros no podemos decir nada», recalcó.

En este sentido, la alcadesa reconoce que en el caso de Compostilla el plan de mejora beneficiaría únicamente a 450 vecinos en el poblado de Endesa frente a los 2.500 de la zona de la Puebla Norte.

Convenio con Ciuden

Por otro lado, la regidora municipal pide a los vecinos de Compostilla que no se llamen a engaños y recuerda que el convenio urbanístico con la Ciuden, que incluye una inversión de 500.000 euros, afectaría únicamente «a la entrada, no al barrio», puntualizó. «Ese convenio es la calle principal de la Cruz Roja y las perpendiculares, no incluye absolutamente nada más», subrayó, recordando, además, como los trabajos se centrarán en la apertura de calles «para dejar parcelas para hacer chaléts unifamiliares y venderlos», explicó.

Fotos