Unas jornadas sobre el wolfram promoverán el desarrollo sostenible del Bierzo alrededor del patrimonio industrial y minero

Representantes del Observatorio Territorial del Noroeste de la Uned en colaboración con la ULE y el IEB, en la presentación del proyecto./César Sánchez
Representantes del Observatorio Territorial del Noroeste de la Uned en colaboración con la ULE y el IEB, en la presentación del proyecto. / César Sánchez

Uned, ULE e IEB aúnan esfuerzos en un proyecto bianual que buscará financiación para la puesta en valor del territorio

D. ÁLVAREZ Ponferrada

Unas jornadas sobre la explotación del wolfram en la comarca del Bierzo pondrán a partir del martes la primera piedra del proyecto bianual que persigue la puesta en valor del patrimonio industrial y minero de la comarca y del resto del Noroeste Ibérico. La iniciativa, en la que colaboran la Universidad Nacional de Educación a Distancia (Uned), la Universidad de León (ULE) y el Instituto de Estudios Bercianos (IEB), buscará diversas líneas de financiación para «impulsar la puesta en valor del territorio a través del turismo sostenible», explicó el representante de la Uned en Ponferrada, Jorge Vega.

En ese sentido, Vega recalcó que las jornadas sobre este mineral que fue clave durante la Segunda Guerra Mundial se iniciarán el martes con la inauguración de la exposición fotográfica que incluye paneles informativos sobre la explotación que tuvo lugar en terrenos de la Peña do Seo, en el municipio de Corullón. Los asistentes podrán disfrutar hasta el viernes de las diversas conferencias en las que participarán investigadores de primer nivel. Además, el sábado se llevará a cabo una visita a las instalaciones de la antigua explotación.

El objetivo de esa visita es relatar las «duras condiciones de vida y trabajo» que había en la mina, explicó el alcalde de Corullón, Luis Alberto Arias, que subrayó la importancia de la visita para «saber de dónde venimos y a dónde vamos». «Pretendemos que la gente se meta en la piel de los mineros que trabajaron allí dentro»; explicó el regidor, que avanzó la existencia de conversaciones con la Junta para elaborar un recorrido en tres dimensiones por el interior de la mina, así como para hacer accesibles las zonas más seguras de las ocho galerías.

Un proyecto necesario

Por parte del IEB, su presidenta, Mar Palacio, calificó el proyecto de «necesario» y recalcó que el objetivo es «unificar las acciones de las diversas instituciones presentes en la comarca e implicar a los agentes con capacidad de decisión en el territorio» para promover el turismo sostenible ligado al «importante patrimonio resultante de la explotación minera en el Bierzo», un asunto que a su juicio «está sin terminar de descubrir».

Al respecto, Palacio adelantó que el proyecto no se limitará a estudiar el caso de la comarca sino que extenderá su análisis a otros territorios del Noroeste Ibérico, como Asturias, Galicia, Zamora o el norte de Portugal.

Por su parte, la concejala de Cultura y Turismo de Ponferrada, María Antonia Gancedo, valoró que la puesta en marcha del proyecto coincida con el Año Europeo del Patrimonio y con los actos programados para celebrar el centenario de la Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP), la empresa cuya historia está ligada a la de la ciudad. «Es importante que pongamos en valor nuestro potencial», remarcó.

En la misma línea, el representante de la ULE, José Luis Vázquez, remarcó que «León y el Bierzo tienen recursos de sobras para impulsar su desarrollo territorial con actividades relacionadas con el turismo responsable y sostenible». «Es más que posible», insistió.

Catálogo de elementos patrimoniales

Por otro lado, el integrante del grupo de investigadores Roberto Matías consideró que el patrimonio minero puede suponer «un revulsivo turístico de carácter internacional» y remarcó que el eje formado por Ponferrada y Villablino agrupa gran parte de los 125 elementos patrimoniales existentes en la provincia de León. «Hablamos de una joya a nivel europeo», subrayó.

En ese sentido, lamentó que el cierre de las minas supone una «pérdida del patrimonio intangible» y confió en que el trabajo del equipo multidisciplinar que lleva preparando el proyecto durante casi un año sirva para que ese patrimonio «no desaparezca y quede para las generaciones futuras».

Al respecto, recordó que el actual proyecto para elaborar un catálogo de los diferentes elementos no parte de cero, sino que se apoya en la Carta del Bierzo elaborada en el año 2007 y en el Inventario del patrimonio minero de León, llevado a cabo por la Junta en el año 2010. La intención de los responsables es ampliar ese catálogo más allá de los límites comarcales y organizar un congreso a lo largo del año próximo para dar a conocer los avances en la investigación.

Contenido Patrocinado

Fotos