El Instituto Forestal Europeo defiende el uso «sostenible» de la biomasa para generar empleo y oportunidades al medio rural

La alcaldesa de Ponferrada, (2D), el concejal de Medio Ambiente, el vicererector del Campus y la subdirectora de la EIAF, en la inauguración del XIII Encuentro del Día Internacional de los Bosques. /Carmen Ramos
La alcaldesa de Ponferrada, (2D), el concejal de Medio Ambiente, el vicererector del Campus y la subdirectora de la EIAF, en la inauguración del XIII Encuentro del Día Internacional de los Bosques. / Carmen Ramos

El Campus de Ponferrada inaugura el XIII Encuentro del Día Internacional de los Bosques en el que expertos analizarán la bioeconomía y el uso de los recursos naturales

CARMEN RAMOS Ponferrada

El Instituto Forestal Europeo defiende el uso «sostenible» de la biomasa como la «gran infraestructura verde» que tenemos en España capaz de generar puestos de trabajo y ofrecer nuevas posiblidades de desarrollo para el medio rural. Así lo puso de manifiesto hoy en Ponferrada la doctora en Ingeniería de Montes y representante de la Oficina Regional para el Mediterráneo del EFI, Elena Gorriz, la principal red de investigación forestal en Europa, durante la inauguración en el Campus del Bierzo del XIII Encuentro del Día Internacional de los Bosques, organizado por la Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal y el Ayuntamiento, en el que expertos y representantes de Somacyl analizarán la bioeconomía y el uso de los recursos naturales con proyectos como la red de calor de la capital berciana o la planta de Forestalia que se construirá en Cubillos del Sil.

«Desde el Instituto Forestal Europeo estamos defendiendo los usos múltiples de la biomasa en los cuales los bosques el son la gran infraestructura verde que tenemos en Europa, y concretamente en España con el 55% del territorio, y son posibles usos que les podemos dar a través de los últimos avances científicos y esto puede generar un valor añadido con puestos de trabajo, es una oportunidad para el medio rural», explicó Gorriz.

El EFI defienden la necesidad de que sea el sector forestal el que lidere este tipo de avances por entender los bosques «suponen una oportunidad interesante y que está más exenta de controversias», si bien apuestan por criterios de sostenibilidad como base para la utilización de los combustiblés fósiles. «Hay que tener en cuenta lo que es capaz el bosque de sacar y todas las oportunidades que puede dar», destacó representante de la Oficina Regional para el Mediterráneo del organismo.

Sobre la oposición de los grupos ecologistas a proyectos como la central de biomasa de Forestalia o la red de calor de Ponferrada, desde el Instituto Forestal Europeo consideran que tienen «un argumento muy interesante» teniendo en cuenta que creen que los nuevos avances científicos aplicados a la bioeconomía podrían poner en riesgo la riqueza forestal, como en el caso de la comarca, algo a lo que entienden que las administraciones tienen que poner límites adaptados al territorio para preservar la biodiversidad.

Participantes en el encuentro celebrado en el Campus de Ponferrada.
Participantes en el encuentro celebrado en el Campus de Ponferrada. / Carmen Ramos

«La bioeconomía para ser un paradigma válido y legítimo para todo el mundo tiene que ser sostenible, es decir, que no vaya más allá de los límites o de las posibilidades que ecologicamente puede dar el bosque y respetando todos los límites a nivel de accesibilidad, de erosión o de preservación de la biodiversidad», apuntó Gorriz, que cree que hay que dar voz al sentir de los movimientos ecologistas y, a la vez, «los políticos tener en cuenta que cuando se ponga en marcha este tipo de iniciativas que estén adaptadas a lo que el territorio les puede dar», subrayó.

«Hay que reducir el carbono»

Por su parte, el director Industrial y de Servicios Energéticos de Greenalia, el berciano Felipe Ovalle, defendió las posibilidades que ofrecen las centrales de biomasa como la que la empresa pondrá en marcha en la localida gallega de Curtis (A Coruña), que utilizará biomasa forestal y restos de cortas para generar energía eléctrica. Un proyecto similar al que impulsará Forestalia en Cubillos del Sil al que tan solo se presentaron cinco alegaciones y que cuenta ya con autorización ambiental integrada por parte de la Xunta de Galicia.

En este sentido, destacó que la iniciativa no ha generado «ninguna controversia» en una zona en la que ya existe un importante industria ligada al sector forestal, a diferencia de la oposición que mantiene en El Bierzo la plataforma Bierzo Aire Limpio. En este sentido, Ovalle aseguró que no entiende ni comparte el rechazo mostrado en la comarca por los ecologistas teniendo en cuenta «que estamos en un periodo en el que hay que reducir el carbono en nuestra sociedad y el uso de la biomasa es un combustible que ha sido almacenado por la vegetación y disponible para su uso y tiene un balance neutro para las emisiones, con mucho menos contenido en azufre que el carbón y se ajusta a las limitaciones que están imponiendo las últimas directivas de la Unión Europea». Además, recalcó que se trata de «una economía que se genera a nivel local y se queda a nivel local».

Una «apuesta» contra el cambio climático

La subdirectora de la Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal del Campus del Bierzo, Flor Álvarez Taboada, puso de relieve la importancia de la economía como «la apuesta que se está haciendo a nivel mundial para conseguir mitigar el cambio climático dado que se basa en utilizar los recursos naturales como base». Por ello destacó la necesidad de olvidar el modelo antiguo de producir-utilizar-desechar para aplicar los principios de la economía circular. «Tenemos que conseguir con nuestros productos del monte y los que proceden también de la agricultura que nuestros recursos den lo máximo de sí», indicó.

La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, por su parte, abogó por aprovechar los recursos que ofrece el monte en un municipio «eminentemente rural» con 36 núcleos de población y teniendo en cuenta que el municipio tiene un tercio de su extensión de masa forestal. «Somos uno de los ayuntamientos más verdes de toda la provincia», señaló la regidora que recordó que el municipio cuenta con 10.000 hectáreas de masa forestal contabilizadas en los 282 kilómetros cuadrados de superficie que abarca. «Tenemos ahí una riqueza muy importante que hay que poner en valor, que hay que aprovechar y que si la explotamos adecuadamenta puede ser un yacimiento importante tanto de actividad económica como de empleo y fijación de población en el mundo rural», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos