Guía de viaje para el emprendimiento femenino

Lucía Rodríguez y María Fernández impulsan el proyecto Trabelles.com para promover el emprendimiento entre las mujeres bercianas con el viaje y la aventura como nexo común

María Fernández (I), y Lucía Rodríguez (D), propietarias de la empresa Trabelles.com/
María Fernández (I), y Lucía Rodríguez (D), propietarias de la empresa Trabelles.com
D. ÁLVAREZ

Lucía Rodríguez y María Fernández son dos jóvenes ponferradinas de 30 años, licenciadas en Veterinaria y Empresariales, respectivamente. Por encima de eso, Lucía y María son viajeras, que han recorrido países como Australia, Japón, India, Filipinas, Singapur o Marruecos. Su última idea, Trabelles, nace como una plataforma de divulgación en línea que se centrará en temáticas asociadas a las mujeres, al bienestar y, como no podía ser de otra manera, a los viajes. La página ofrecerá cursos, ejercicios y material para que las clientas puedan encontrar su talento, convertirlo en una idea de negocio y lanzarse a emprender, todo ello enmarcado en las “experiencias” que estas dos bercianas han adquirido en sus periplos por el planeta. “Un viaje ayuda a superar miedos, es como una metáfora de la vida”, explica Lucía, que espera que “muchas mujeres lleguen a ser más libres gracias al viaje”.

Así, la web ofrece como único contenido hasta el 30 de agosto una guía de viaje low-cost, con recomendaciones para el transporte, la comida o el alojamiento, elaborada por las dos creadoras del proyecto a partir de sus experiencias personales en sus distintos viajes por el mundo. De cara al futuro, la intención es que “cada persona intente al menos vivir su sueño”. “Queremos colocar la calidad de vida en el centro de la ecuación, para que la gente pueda hacer lo que realmente desea”, explica María.

En esa línea, a partir del mes de septiembre Trabelles iniciará su andadura en la red con un curso online en el que los usuarios podrán completar diversos ejercicios que les ayudarán a encontrar su talento. “Tenemos un problema en la sociedad”, resume María, que critica que la mayoría de los ciudadanos “sigue la marea, porque es lo que nos enseñan”. “Eso no debería ser así, lo que queremos promover es que cada uno encuentre su talento, que todos tenemos alguno, que se forme y que lo transforme en una habilidad”, explica.

El objetivo de la iniciativa es “incentivar que la gente emprenda, que busque nuevas ideas”, asegura María, que admite que los viajes le han “abierto mucho la mente”. “Al final, lo que también buscamos nosotras es poder vivir como realmente nos gusta, que es viajando”, admite Lucía, que valora que una web les permita “trabajar igual desde cualquier punto del mundo”.

Una vez identificadas las habilidades personales de los participantes, las creadoras del proyecto quieren transformarlas en “ideas para emprender”. “Ofreceremos otro curso para validar esa idea y acompañaremos el proceso de creación de la empresa”, avanza María, que añade que el contenido de la web también se centrará en ofrecer “muchos consejos y otro tipo de entradas para que las mujeres perdamos nuestros miedos”.

Acento femenino

Este carácter femenino de la iniciativa tiene que ver con la “brecha de desigualdad” y los “tabús” que afectan a las mujeres, denuncian las creadoras de Trabelles. “Somos muy inseguras, nos lo inculcan desde pequeñas”, reconoce Lucía, que asegura que “el objetivo principal es ayudar a otras mujeres a ser lo suficientemente valientes para creer en sus propios sueños y apostar por ellos”. “Nuestra idea con la página es concienciar a las mujeres de que somos igual de capaces que cualquier hombre, que tenemos que confiar más en nuestro intelecto y nuestras capacidades”, sentencia.

En cuanto a las potenciales usuarias de la página, Lucía explica que el nicho de mercado está formado por “mujeres de unos 30 años, con un trabajo precario y que no saben cómo salir de esa situación”., a las que la iniciativa ofrecerá sus servicios, similares a los de una consultoría. “Las clientas serán las que nos irán guiando, necesitamos ese ‘feedback’ para saber por dónde mover las nuevas iniciativas”, asegura la cocreadora del proyecto, que defiende que la “flexibilidad” es uno de los activos de Trabelles, a la hora de afrontar nuevos cursos o de reconducir ideas. “En un tipo de página como ésta, lo más importante es que tú no marcas la temática”, recuerda.

La historia de Trabelles, como tantas otras, nace casi de casualidad. María y Lucía habían perdido el contacto después de compartir aula durante el Bachillerato y, cuando la primera planeaba un viaje por Australia, un amigo común le recomendó que recuperase el contacto con Lucía, que llevaba un año viviendo en las Antípodas, aunque debía volver a España antes de que su compañera pisara el país australiano.

Dos años después de todas estas carambolas, en octubre de 2016, ambas se reencontraron en Ponferrada con la intención de “montar un blog o una web”. “Teníamos claro que queríamos viajar y que el proyecto estuviera relacionado con los viajes. En aquel primer café, llegamos a la conclusión de que era difícil pero no imposible”, explica María, que tras una entrevista de trabajo para una empresa de Barcelona decidió que no quería dedicarse al mundo de los recursos humanos. “Me sentía mejor en Australia limpiando baños o paseando perros, que durante cuatro años en León trabajando de lo mío”, explica.

Por su parte, Lucía también llegaba desencantada de su última y “lamentable” experiencia profesional como auxiliar de veterinaria en el archipiélago canario. “Llega un punto en que te preguntas si ésta es tu vida y yo entendí que el Universo me estaba mandando un mensaje para que lo dejara”. “Estamos en un momento en que, como licenciadas, nos sentimos infravaloradas. Yo no soy materialista, pero hay límites”, explica Lucía, que critica las actuales condiciones laborales del mercado de trabajo.

A lo largo de este más de medio año en el que han trabajado en el proyecto, tanto Lucía como María valoran haber aprendido a poner en marcha una idea. “Me siento como si hubiera hecho un Máster en estos seis meses: de markéting, de posicionamiento web o de diseño”, explica Lucía, que recuerda que internet es “una herramienta muy valiosa que nos permite llegar a millones de personas a la vez”. “La idea es resolver problemas a las usuarias, no contarles nuestras experiencias personales”, concluye.

Fotos