División de posturas en el equipo de gobierno sobre el contrato de basuras que volverá a pleno

Ayuntamiento de Ponferrada./
Ayuntamiento de Ponferrada.

El presidente de la comisión de Medio Ambiente propone la readjudicación del contrato a Urbaser mientras que dos de sus compañeros de gobierno tumban la propuesta y se decantan por la renuncia por motivos de interés público para volver a licitarlo

E.JIMÉNEZPonferrada

La comisión de Medio Ambiente celebrada este miércoles en el Ayuntamiento de Ponferrada en la que se pretendía llegar a una solución consensuada con respecto al contrato del servicio de recogida de basura, limpieza viaria y mantenimiento de parques y jardines ha dejado ver la división existente en el propio equipo de gobierno.

Mientras que el concejal del área y presidente de la comisión, Roberto Mendo, era partidario de readjudicar el contrato a Urbaser, según la propuesta de la mesa de contratación, dos de sus compañeros de filas, Ricardo Miranda y Mari Crespo, con el apoyo del PRB, propusieron renunciar al contrato por motivos de interés público y con la petición de elaborar informes que acrediten que se dan los motivos para ello, para volver a sacar a licitación el servicio.

Por lo tanto, no se ha llegado a un dictamen, por lo que será el pleno el que debata estas dos opciones en un asunto que se lleva dilatando en el tiempo dos años desde que se recibió la sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia en la que se anulaba el contrato adjudicado a FCC por parte del gobierno bipartito.

Para el portavoz socialista, Olegario Ramón, esta situación es «algo inaudito en ningún equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Ponferrada» y es, a su juicio, «un ejemplo más del proceso de descomposición» del actual gobierno municipal del PP. Asimismo, tampoco entiende que se pidan ahora informes que acrediten motivos de interés público para renunciar al contrato, cuando se han tenido dos largos años para elaborarlos. De hecho, Olegario Ramón considera que la toma de decisión se ha ido retrasando de forma «deliberada», en lo que denomina un «filimbusterismo administrativo».

Aún así, el portavoz socialista cree que las actuales «prisas» de la alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, para llegar a una solución se deben a que «probablemente en la ejecución de la sentencia habrán solicitado que se le interpongan multas diarias por cada día que no la ejecute y ahora se ve con el agua al cuello y, por un lado, quiere una solución urgente, por eso convoca la comisión y parece ser que va a convocar el pleno y, por otro lado, tampoco le vale la propuesta de la mesa y quiere que se elaboren informes para acreditar el interés público, informes que después de dos años anda que no podían estar hechos ya».

En el supuesto de que se renuncie al contrato, el Grupo Municipal Socialista volverá a defender su postura, que es la de que el propio Ayuntamiento asuma la gestión directa del servicio, que además era una de las opciones que proponía el informe externo encargado por el equipo de gobierno, junto con la readjudicación a Urbaser.

Contenido Patrocinado

Fotos