Los alumnos del Máster 'Fuego' analizan sobre el terreno los efectos del incendio de la Tebaida

Los alumnos del máster sobre el terreno./
Los alumnos del máster sobre el terreno.

Los estudiantes constataron que la severidad del fuego sobre la vegetación fue variable espacialmente, aunque predominan las zonas con severidad alta

ELBIERZONOTICIASPonferrada

Los alumnos del Máster 'Fuego', que se está impartiendo en el Campus de Ponferrada, han realizado una visita técnica, como parte de su formación práctica, a la zona en la que se produjo el incendio forestal de Bouzas, que afectó a la Tebaida Berciana quemando 1.300 hectáreas entre los días 19 y 23 de abril de este año.

Allí, acompañados por profesores y personal del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, los alumnos analizaron los efectos del incendio sobre la vegetación y el suelo.

Como resultado de esta jornada de campo, destacaron que el recubrimiento del suelo por la vegetación es actualmente, y en general, alto, debido principalmente a que la estrategia de regeneración de la mayoría de las especies forestales de la zona quemada -brezo, carqueixa, escobas o rebollos- es rebrotadora, y a que las condiciones meteorológicas han resultado favorables para la misma, con temperaturas suaves y precipitaciones ligeras en primavera, después del incendio.

Por otra parte, los estudiantes constataron que la severidad del fuego sobre la vegetación ha sido variable espacialmente, si bien predominan las zonas donde la severidad ha sido alta, lo que se verificó por el diámetro de los troncos remanentes tras el incendio. El muestreo y análisis de estos efectos en campo servirá a los alumnos como ejemplo para la realización de informes técnicos sobre otros incendios.

Por último, los alumnos pudieron observar in-situ actuaciones urgentes de estabilización del suelo llevadas a cabo por la Junta de Castilla y León, como la aplicación de mulching de paja en las partes altas de algunas laderas y la construcción de albarradas -pequeños diques o barreras- en laderas y arroyos. Estas medidas son muy eficaces para minimizar la pérdida de suelo, la erosión por lluvias y el arrastre de cenizas y materiales finos a los cursos de agua.

Fotos