La III Subida a la Cogolla se abre camino entre viñedos

Imagen de la presentación de la prueba./Carmen Ramos
Imagen de la presentación de la prueba. / Carmen Ramos

La prueba deportiva se disputará el día 13 de mayo y tendrá tres categorías: infantil, andarines y corredores

E.JIMÉNEZPonferrada

La Subida a la Cogolla llega en este 2018 a su tercera edición con novedades, sobre todo en la categoría de corredores, puesto que se han abierto nuevas sendas entre los viñedos de Fuentesnuevas que harán las delicias de los participantes. «El recorrido lo hemos modificado un poquito ya que todos los años queremos añadirle un aliciente de sendas y demás para que guste más», explicó Miguel Guerra, uno de los organizadores de la prueba, que añadió que en esta ocasión los andarines compartirán prácticamente todo el recorrido con los corredores, excepto 2 kilómetros, por lo que también «van a disfrutar del entorno y de las sendas».

De este modo, los corredores recorrerán 15 kilómetros con 450 metros de desnivel acumulado y 225 en positivo, mientras que los andarines harán 11 kilómetros. Asimismo, los niños serán a su vez protagonistas de su propia carrera de 6 kilómetros.

En definitiva, la Subida a la Cogolla es, según Alberto García, otro de los organizadores, «una prueba con ámbito festivo», puesto que después de la competición se ofrecerán pinchos de empanada y tortilla, y para los niños chocolate, zumos e hinchables. «Si el tiempo acompaña se crea un ambiente muy acogedor», indicó.

Con ello esperan, al menos, llegar a las inscripciones del año pasado, más de 230, puesto que el precio es «muy asequible». Serán 8 euros para corredores, 7 para andarines y 2 euros para niños de 12 años o menores. Se pueden hacer en Bierzo Sport, en el centro cívico de Fuentesnuevas y en la página fuentesnuevas.spyfly.es.

Durante la presentación, el concejal de Deportes quiso felicitar a la organización por recuperar una carrera que se había perdido y también por el esfuerzo que está realizando para recuperar el entorno de la fuente de los perales, «que hace unos años estaba en un estado bastante lamentable».

Contenido Patrocinado

Fotos