Elbierzonoticias

Embutidos Pajariel se crece

El Embutidos Pajariel se enfrentó en casa al Mann-Filter Zaragoza.
El Embutidos Pajariel se enfrentó en casa al Mann-Filter Zaragoza. / José Devesa
  • El conjunto del Bierzo Alto suma en la segunda jornada su primera victoria de la temporada ante el Mann-Filter Zaragoza (73-51)

A lomos de una afición entregada, con unos seguidores que volvieron a crear esa atmósfera mística que en los últimos años ha rodeado al Bembibre Arena, el conjunto rojillo sumó su primer triunfo en su quinta temporada en la Liga Femenina. Por cuarto año consecutivo, el recinto del Bierzo Alto volvió a ver un triunfo local en su primera cita del curso y de nuevo con un papel protagonista de sus aficionados, que apoyaron y dieron color a las gradas en el estreno de un Fran García que vivió con emoción e ilusión su puesta de largo ante la que desde ahora va a ser ‘su gente’.

Que no se sorprenda el preparador asturiano: ésta es -y muchas de sus jugadoras ya lo sabían- la magia del Bembibre Arena. Siempre será la sexta jugadora, sobre todo en estos duelos en que su equipo necesita su respaldo. Sin duda, respondieron como debían ‘las guerreras rojas’, que firmaron un partido sobresaliente en el plano colectivo -cinco jugadoras en doble dígito en valoración- y con argumentos esperanzadores. Un duelo ganado en ataque con un ritmo alto de juego y una circulación que desarboló a las jugadoras del Mann-Filter Zaragoza. Sin embargo, fue la defensa el cimiento del triunfo.

La actitud rojilla, con jugadoras que hacen más de lo que reflejan sus guarismos, posibilitó buenas ayudas y una intensidad que atascaron la ofensiva maña ya antes del descanso. Menos de 30 puntos -en concreto, 28- sumaron las zaragozanas en los últimos 30 minutos del choque, circunstancia que las bercianas aprovecharon para llegar a la recta final del duelo con todo resuelto. Sólo encontraron oposición las de Fran García en el primer cuarto, cuando las zaragozanas hallaron algún agujero en una defensa que al final resultaría trascendental. Tras el primer receso entre cuartos, las bembibrenses impusieron su ritmo y, pese a que encontraron dificultades en el ataque estático, supieron aprovechar sus virtudes en el juego en transición para cosechar una gran victoria y de paso hacer disfrutar a sus aficionados.

Reacción de la defensa berciana

El inicio fue esperanzador para las mañas, que cuajaron sus mejores minutos en el primer cuarto. Buenas situaciones en el plano ofensivo por ambas escuadras, con Tetemondova -sumó 11 tantos en el primer periodo- liderando a las visitantes. Edwards y Stanacev, por su parte, eran los sustentos de las bembibrenses. Mediado el primer acto, las mañas encadenaron un parcial de 0-6 que obligó a Fran García a pedir un tiempo muerto. El escenario tornó un poco más favorable para su equipo desde entonces, pues logró reducir mínimamente la desventaja a la conclusión de los primeros diez minutos (19-23).

La reacción se confirmó en la continuación con un parcial que alcanzó el 5-0 y puso de nuevo las tablas en el marcador (23-23). Pese a que Víctor Lapeña pidió un tiempo muerto, sus pupilas no lograron encontrar rendijas en la defensa local -apenas recibió 7 puntos en el segundo periodo- y llegaron al ecuador del segundo acto sin anotar. No lo aprovecharon las bercianas, que sí recuperaron la iniciativa en el electrónico (28-27) gracias al segundo triple de Stanacev, que desempeñaría un papel fundamental, ya que fue la más valorada del encuentro con 23 créditos. Una nueva racha local de 5-0 estiró la renta berciana antes del descanso, sólo reducida por un enceste desde el 4,60 de Pascua. Dos tiros libres de Gimeno pusieron el 35-30 con el que se alcanzó el medio tiempo.

Sentencia antes del tramo decisivo

El excepcional trabajo defensivo de las rojillas en los minutos previos al paso por los vestuarios se vio refrendado en la reanudación, cuando una canasta de Banks culminó una formidable acción individual que puso la renta local cerca del doble dígito (43-34). Sí llegó tras una canasta liberada de Edwards, que cuajó unos minutos sobresalientes durante el tercer periodo. Una falta antideportiva de Dunham sobre Stanacev, que hizo pleno desde el 4,60, tuvo un efecto letal en la moral maña, que vio cómo la diferencia se volvió inabordable. El luminoso reflejó ya un contundente 53-41 antes del último cuarto.

La sentencia la puso Edwards al inicio del periodo decisivo. Cuatro puntos consecutivos de la neoyorquina pusieron la guinda a su actuación -acabó siendo la máxima anotadora (21)- y obligaron a Lapeña a reclamar la presencia de sus pupilas. Hubo una tímida reacción, pero el recital defensivo de las bercianas fue una constante y el Bembibre Arena fue una fiesta cuando Stanacev anotó un triple sobre la bocina de una posesión. Una canasta de Itziar Germán en el siguiente ataque culminó un parcial de 8-0 y puso la renta local en la veintena (67-47). Con el trabajo hecho, apenas hubo variación en el marcador hasta el final del encuentro, en el que el electrónico reflejó un esclarecedor 73-51.

EMBUTIDOS PAJARIEL BEMBIBRE, 73 (19+16+18+20): Monty (4), Aleksandra Stanacev(15), Brianna Banks (11), Vega Gimeno (10), Ariel Edwards (21) –cinco inicial-; Dragana Svitlica (8), Itziar Germán (4) y Orla O’Reilly (-).

MANN-FILTER ZARAGOZA, 51 (23+7+11+10): Natalie Van de Adel (4), Hailey Dunham (4), Lucila Pascua (9), Katarina Tetemondova (12), Rachael Vanderwal (8) -cinco inicial-; Ekaterina Fedorenkova (4), Alicia Villegas (4), Irene Lahuerta (-), Carolina Esparcia (-) y Alisia Jenkins (6).

Árbitros: Jesús Marcos Martínez Prada y Guillermo Ríos Marcos