Tres nuevas ferias pondrán en valor los productos agroalimentarios bercianos

El presidente comarcal, el alcalde de Camponaraya y el director técnico de la ABA, durante la rueda de prensa.

La primera de ellas tendrá lugar el 30 de julio en Camponaraya, con una treintena de expositores y tapas de Kilómetro 0 en los bares de la localidad

E.JIMÉNEZPonferrada

El Consejo Comarcal del Bierzo continúa con su compromiso de seguir incentivando los productos agroalimentarios de proximidad con el objetivo de lograr un sector «pujante y próspero», según explicó su presidente, Gerardo Álvarez Courel. Para ello ha programado para los próximos meses tres nuevas ferias que tendrán lugar en Camponaraya, Cubillos del Sil y Villafranca del Bierzo, que se unen a las ya celebradas en Cacabelos y Vega de Espinareda.

La primera de ellas será el 30 de julio en Camponaraya, en concreto en la plaza de los soportales desde las 9:00 a las 14:00 horas. A ella acudirán una treintena de expositores, todos ellos emprendedores de la comarca berciana, con productos frescos o transformados, entre otros. Además, habrá tapas de 'Kilómetro 0' en los bares de la localidad y una zona infantil con juegos.

El alcalde de Camponaraya, Eduardo Morán, aseguró que se trata de una «magnífica idea», puesto que entre las labores del Consejo Comarcal se encuentra «el apostar por lo nuestro y sobre todo en este sector tan importante que ha aguantado la crisis como ninguno».

Por su parte, Pablo Linares, director técnico de la Asociación Berciana de Agricultores, señaló que estas ferias son importantes puesto que suponen «un punto de inicio para la gente que se incorpora a la actividad agraria». «Es una iniciativa muy buena, una línea que hay que mantener y seguir apostando por ella en un sector importante que debería serlo más», indicó, y más ahora que es un año «negro» para la agroalimentación berciana.

En ese sentido, Linares explicó que no hay ninguna novedad con respecto a la cosecha, en la que la fruta ha sido lo más dañado -entre el 90 y el 100 por cien- y el viñedo se sitúa con pérdidas de entre el 50 y el 60 por ciento. En cuanto a las ayudas cree que «cualquier cosa es buena», aunque matizó que son créditos y no ayudas directas al sector. «Pueden ser muy necesarias porque seguramente haya gente que tenga que acudir a ellas para saldar deudas. Ahora también esperamos que no tengan problemas para poder acceder a ellas», concluyó.

Fotos