Priaranza y Fresnedo, premio a las mejores restauraciones

El presidente de la Fundación Prada a Tope junto a los premiados. /
El presidente de la Fundación Prada a Tope junto a los premiados.

La Fundación Prada a Tope entrega los galardones de arquitectura rural 2016 a un lagar vecinal en Fresnedo, las escuelas de San Adrián de Valdueza y la iglesia de Rodanillo como mejores intervenciones promovidas por instituciones

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

La Fundación Prada a Tope que preside el bodeguero José Luis Prada hizo entrega esta noche de los novenos premios Palacio de Canedo a las mejores restauraciones de construcciones en el medio rural del Bierzo.

El primer premio, en la categoría de particulares, que patrocinan los ayuntamientos de Carracedelo y Arganza, fue para una casa situada en la calle Real, 17 de Priaranza del Bierzo, propiedad de Gerardo y Daniel Rodríguez, y se llevó 1.500 euros. El jurado destacó su cuidada restauración, especialmente en los detalles de balconadas, cubierta, escalera de acceso, pavimento de los corredores, carpintería exterior en madera y el entablado del faldón de los corredores. Se trata de una casa señorial de gran porte y vistosidad, tanto por su fachada principal como por la posterior. La escalera de acceso es muy original.

El segundo premio de 1.000 euros fue para el Centro de Turismo Rural 'La Casa Grande del Valle', en el pueblo de El Valle, del municipio de Folgoso de la Ribera, propiedad de Isabel Fernández. De ella destacó el jurado el conjunto de edificios que hacen un todo, con una fachada muy conseguida en su recuperación, detalles de ventanas, puertas y corredores de gran elegancia en las fachadas interiores.

El tercer premio se fue a Ancares, a una casa restaurada por Gerardo Jorge Ovalle Fernández. Era una antigua palloza pero que hace casi un siglo había sido cubierta ya de pizarra, manteniendo en el interior el aspecto original. Consigue 500 euros de este galardón.

Edificios públicos

En la categoría de construcciones rehabilitadas o reformadas por instituciones públicas, patrocinada por el Consejo Comarcal del Bierzo con 3.000 euros, se hizo con el primer premio y 1.500 euros la Junta Vecinal de Fresnedo con un Lagar. El jurado destacó la factura de la recuperación, en especial los muros de adobe y la estructura de madera, que fue realizada por los vecinos del pueblo, hecho que a los miembros del jurado les sensibiliza por el afán del pueblo en recuperar motivos de sus ancestros.

El segundo premio, de 1.000 euros, fue para la antigua Escuela de San Adrián de Valdueza, municipio de Ponferrada, promovida por la Junta Vecinal. El jurado destacó otro ejemplo de afán de unos vecinos de recuperar sus edificaciones antiguas y que hasta ahora estaban en un estado de ruina, y que se hizo con un gran criterio constructivo, usando como es lógico piedra de mampostería, madera y pizarra en su cubierta.

El tercer premio, de 500 euros, fue para la junta vecinal de Rodanillo, que presentó la recuperación de su iglesia, de gran vistosidad y que ha sido rehabilitada recuperando su doble balconada superpuesta en la espadaña que le da un toque diferente y de distinción a las iglesias de la zona.

En el acto, auténtica fiesta de la arquitectura rural del Bierzo, se dieron cita los patrocinadores, el presidente del Consejo Comarcal, Gerardo Álvarez Courel, y los ayuntamientos de Carracedelo, con su alcalde Raúl Valcarce, y de Arganza, con el alcalde Luis Manuel González, además de Ángel Calvo en representación del presidente de la Diputación y Teresa Mata, subdelegada del Gobierno, y alcaldes de municipios con finalistas.

José Luis Prada reivindicó el trabajo que hace la Fundación en el Bosque Didáctico como ejemplo a seguir en el mantenimiento y recuperación de la naturaleza berciana, y animó a los alcaldes a poner en marcha normas urbanísticas en los pueblos que defiendan la esencia que los ha hecho grandes y que los convierten en auténticos referentes para los visitantes.

Fotos