Del Olmo exige al PSOE que pacte «ya» con el PP para salvar las térmicas antes de que comiencen los cierres

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo./JCYL
La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo. / JCYL

La consejera critica al PSOE por mantener un discurso distinto en Castilla y León y en Madrid, arremete contra Tudanca y afirma que «no pinta nada» en su partido

ICALValladolid

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, exigió hoy al PSOE que sea «responsable» y alcance un acuerdo con el PP en las Cortes Generales para modificar la ley del sector eléctrico y evitar así el cierre de las centrales térmicas. Del Olmo advirtió a los socialistas de que «sino lo hacen ya» las plantas irán cerrando porque «no hay motivos legales que lo puedan evitar».

Del Olmo razonó que «la política energética la hace el Gobierno, no las compañías eléctricas» para proteger el bien común, y el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital ya promovió una normativa, un instrumento para frenar estas deciciones, contra el que la Comisión de los Mercados y la Competencia (CNMC) emitió un informe muy crítico.

La consejera indicó que aunque el Gobierno insista con ese decreto es precio que las Cortes modifiquen la ley de sector eléctrico para introducir criterios para evitar el cierre de las plantas más allá de la seguridad de suministro, añadiendo factores socioeconómicos y de competitividad.

Pilar del Olmo rogó un acuerdo entre las fuerzas políticas y lanzó su petición al PSOE, un partido de Estado, dijo, al que criticó duramente, no obstante, por mantener un discurso distinto en Castilla y León y en Madrid. Al respecto, arremetió contra el secretario regional de los socialistas, Luis Tudanca, del que dijo que «no pinta nada en el PSOE» y al que reclamó que exija a su partido que acceda al acuerdo por el bien común.

Pilar del Olmo razonó que el cierre de las plantas de quema de mineral «no solo es malo para Castilla y León» sino para todos, porque junto a la pérdida de puestos de trabajo y población en áreas que quedarán «devastadas industrialmente», los precios de la energía se dispararán más de un 20 por ciento en España, lo que impactará en los consumidores y en la competitividad empresarial.

Contenido Patrocinado

Fotos