Elbierzonoticias

El Gobierno elabora un decreto para facilitar un cambio de propietarios de Compostilla que garantice su continuidad

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, se reúne con miembros del Comité de Empresa de Endesa Generación UPT Compostilla.
La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, se reúne con miembros del Comité de Empresa de Endesa Generación UPT Compostilla. / R. Valtero
  • La consejera de Economía apela a la «responsabilidad» del PSOE para apoyar una ley impulsada por el Ejecutivo que evitaría el cierre de la central térmica berciana

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, anunció hoy que el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital ya cuenta con la redacción de un real decreto ley que serviría para “dificultar” el cierre de la central térmica de Compostilla mediante un cambio de propietarios e incluso una subasta, mecanismos que frenarían la decisión que tomó hace dos semanas su propietaria, la multinacional italiana Enel. Sin embargo, la situación de minoría parlamentaria del PP en el Congreso obliga, explicó Del Olmo, a convenir el apoyo con otras fuerzas políticas para convalidar este decreto. En este sentido, apeló a la “responsabilidad” del PSOE en busca de ese respaldo antes de acudir a la Cámara Baja, dado que “Podemos no se sabe lo que defiende”.

Con este mecanismo, prosiguió la consejera, se “garantizaría la seguridad de suministro”. Si Endesa, filial de Enel y “con poca capacidad de decisión”, apuesta por terminar con Compostilla, “seguramente otra empresa podría continuar con la actividad, porque es rentable”. Ello podría llevar a un cambio de propietarios o a una subasta a bajos precios, “incluso a un euro”, dijo Del Olmo, quien añadió que el “problema” es que a Enel, con participación del Gobierno italiano, no le interesa la política energética española.

El ministro del ramo, Álvaro Nadal, se refirió la semana pasada en el Senado al futuro de las centrales térmicas de Compostilla y Teruel, sobre las que aseguró que hará todo lo posible para evitar su cierre. Al respecto, Del Olmo compartió la continuidad del carbón autóctono, así como de la central térmica, si bien explicó que es competencia del Gobierno central al superar los 50 megavatios (la infraestructura berciana cuenta con cerca de 1.000).

La consejera recibió hoy a los miembros del Comité de Empresa de la central, una de las más importantes de España en su segmento, y destacó la “seguridad de suministro” que ha proporcionado en épocas en las que la meteorología ha sido adversa para las energías renovables y no se ha podido importar electricidad de Francia. “Y todo ello, a precios razonables”, destacó Del Olmo. Compostilla produjo energía a 50 euros el megavatio hora, por ejemplo, en los meses de diciembre y enero pasados, más barato que los 90 euros de otro tipo de fuentes. En un momento en el que las térmicas pesaron el 16 por ciento del mix energético nacional ante la ausencia de lluvias.

En la reunión con el Comité de Empresa también estaba presente el director general de Energía y Minas, Ricardo González Mantero, quien habló de la adaptación de las instalaciones de las centrales térmicas a Directiva Europea de emisiones industriales para poder seguir operando más allá de 2020. En este sentido, señaló que ya han acometido la primera fase, la de desulfuración, los tres grupos de Compostilla, el 2 de La Robla y el 2 de Guardo, con lo que su vida útil estará garantizada hasta 2023. Aún no lo han hecho los grupos 1 de La Robla, 1 de Guardo y la central de Anllares, en Páramo de Sil. Para la segunda fase, la de desnitrificación, “existen avances” en el grupo 2 de La Robla. Para esta etapa cuentan con plazo hasta 2020. “Hay tiempo”, deslizó González Mantero.