Elbierzonoticias

Corullón solicitará la declaración de zona afectada gravemente tras el granizo de ayer que dañó el 80% de los cultivos

Intensa tormenta en el Bierzo.
Intensa tormenta en el Bierzo. / César Sánchez
  • El alcalde de Cacabelos reclama a Diputación la creación de un parque comarcal de bomberos tras el incendio en el cementerio

El alcalde de Corullón, Luis Alberto Arias, anunció hoy que el Ayuntamiento solicitará la declaración de zona afectada gravemente por una emergencia, después de que el granizo caído en la tarde de ayer haya llegado a dañar hasta el 80 por ciento de los cultivos del municipio que sobrevivieron a las heladas de hace escasas semanas, según los primeros cálculos que manejan los responsables municipales. “Ha afectado a las zonas de viñedo que no habían helado y ha dejado los cultivos de castaño y cereza triturados”, lamentó Arias, que calificó la situación de “terrible”.

Además, según explicó Arias, la fuerza del agua, que cayó durante 40 minutos de manera ininterrumpida, provocó inundaciones en el núcleo del municipio. Los arrastres de tierra llegados de las zonas altas ocasionaron inundaciones en bodegas y en bajos de casas, según informó el regidor, que adelantó que convocará un pleno extraordinario para analizar la situación y enviar una moción a la Junta para recabar su apoyo.

Una situación similar se vivió en Villafranca del Bierzo, donde los responsables municipales evalúan a esta hora los daños ocasionados por las riadas, que afectaron especialmente a la calle del Agua, según explicó el alcalde, José Manuel Pereira. “La fuerza de las lluvias bajó arrastres de tierra de las viñas de la zona alta y provocó un colapso en la parte baja de la villa”, aseguró Pereira, que lamentó que el agua entró en varios bajos de viviendas y dejó algunos bares anegados.

En una “noche de locura”, las precipitaciones también provocaron el corte en la carretera que une la villa con el municipio de Cacabelos, ya que los arrastres provocaron la aparición en la vía de una montaña de barro y grava. La brigada del Ayuntamiento, que trabajó durante gran parte de la noche en la zona, se centra ahora en limpiar las alcantarillas de barro para que puedan evacuar el agua.

Las inundaciones afectaron también al pabellón municipal de deportes y a los bajos de algunas viviendas, así como de comercios, donde los operarios municipales achicaron agua hasta las 4 horas de la madrugada. “La única parte positiva es que la situación despertó la solidaridad de los vecinos, que se unieron a los trabajadores del Ayuntamiento y a los voluntarios de Protección Civil para ayudar a achicar agua”, explicó Pereira.

Respecto a los cultivos, el regidor aseguró que aún es pronto para evaluar los daños ocasionados por la tormenta, aunque sospechó que “en los árboles no habrá quedado nada”. En esa línea, lamentó que la sequía, las posteriores heladas y el actual episodio de granizo provocarán un daño terrible a un sector de gran importancia para el municipio.

Cementerio de Cacabelos

Por su parte, el alcalde de Cacabelos, Sergio Álvarez, reclamó hoy a la Diputación de León la puesta en marcha de manera urgente de un parque comarcal de bomberos que dé servicio a la comarca del Bierzo, después de que un rayo provocara a última hora de ayer el incendio de al menos una decena de los cipreses del cementerio municipal y ocasionara daños en tumbas y nichos.

Álvarez, que calificó de “correcta” la actuación de los Bomberos de Ponferrada que acudieron a extinguir las llamas, explicó que el Ayuntamiento trabaja ahora para limpiar la zona y asegurarla. “Por ahora está todo muy sucio, lleno de escombros y cenizas que estamos retirando”, describió el regidor, que confirmó que el acceso al camposanto seguirá estando prohibido en el día de hoy por motivos de “precaución”. “Hace falta asegurar los árboles afectados, o cortarlos si es necesario”, informó el regidor, que añadió que hasta el momento, los operarios que trabajan en la zona han podido identificar daños en una lápida y en una de las cubiertas que cubre un conjunto de nichos.

Por lo que respecta a las precipitaciones, Álvarez reconoció que la fuerza del agua provocó alguna pequeña riada en la localidad aunque valoró el buen funcionamiento de los sumideros para evacuar la tromba de agua. Peor es la situación en los cultivos, según reconoció el regidor, que adelantó que “lo que no arrasaron las heladas, quedó arrasado por el granizo”.