Elbierzonoticias

Cacabelos pierde un importante patrimonio arbóreo tras el incendio que calcinó 12 cipreses centenarios

fotogalería

Imagen del incendio en el cementerio de Cacabelos.

  • El alcalde de la villa del Cúa asegura que aún no han valorado los daños en los árboles para determinar si hay que cortarlos o no / A Morteira califica el incendio en el conjunto monumental del cementerio como «catastrófico»

Las personas que ayer por la tarde se encontraban en el cementerio de Cacabelos se llevaron un gran susto después de que un rayo provocara el incendio de más de una decena de cipreses que forman parte del conjunto monumental del camposanto de la villa del Cúa. Además de los árboles, el incendio causó daños en algunas tumbas y nichos.

«Es una pena», aseguró el alcalde de Cacabelos, Sergio Álvarez, quien explicó que de los 27 cipreses que estaban en el cementerio, una docena se vieron afectados por el fuego. Pero lo peor de todo es que estos árboles eran, muchos de ellos, centenarios e incluidos, junto con otros muchos en todo el arco mediterráneo, en el libro 'Cipreses monumentales, patrimonio mediterráneo', elaborado por el experto botánico Bernabé Moya y realizado dentro del proyecto MedCypre de la Comisión Europea.

Por el momento, el regidor aseguró que no han valorado los daños en los distintos cipreses afectados, por lo que habrá que esperar «a ver si se recupera alguno o sino habrá que ver si hay que cortalos», indicó Sergio Álvarez.

«Catástrofe en el patrimonio arbóreo»

De hecho, la asociación A Morteira ha calificado este incendio como una «catástrofe en el patrimonio arbóreo berciano», abogando por «por una pronta restauración de este significativo lugar para que recupere el equilibrio y armonía destruidos por este desgraciado suceso».

Para el colectivo, ya no es solo el gran valor patrimonial e histórico de este conjunto monumental, sino también a nivel cultural porque «representan un conjunto singular de árboles muy queridos por la población tanto por su valor ornamental como espiritual».

Por todo ello, A Morteira lamentó que «la sequía y la enorme cantidad de materia seca que se acumulaba entre las ramas y el tronco, debido a su forma piramidal, ha convertido a estos cipreses en auténticos polvorines» e insistieron en la necesidad de establecer y realizar «planes de gestión y conservación del patrimonio arbóreo, tan importante en nuestra comarca».

Temas