Elbierzonoticias

La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui solicita familias de acogida para traer al Bierzo al menos a 20 niños

Llegada de los niños a Ponferrada en el año 2014.
Llegada de los niños a Ponferrada en el año 2014.
  • El colectivo, que vuelve a poner en marcha el programa Vacaciones en Paz, pide la implicación de la sociedad berciana para que estos niños puedan pasar los meses de julio y agosto lejos del calor abrasador que sufren en los campamentos de refugiados de Tinduf

La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui del Bierzo ha lanzado un llamamiento a la sociedad berciana para que presten su ayuda para que los niños que viven en los campamentos de refugiados de Tinduf puedan pasar los meses de julio y agosto lejos del calor abrasador del desierto.

En concreto, para el programa 'Vacaciones en paz' de este año, el colectivo cuenta con 16 niños que vendrán a la comarca pero no con suficientes familias para acogerlos a todos. «Con la campaña que estamos haciendo se han unido otras dos familias nuevas, tenemos 14 pero esperamos que se una más gente porque aún se puede ampliar el número de niños y queríamos llegar hasta los 20», aseguró Carmen Franco, presidenta de la Asociación.

Hace algunos años el número de niños que venía al Bierzo era mucho mayor, llegando hasta los 51 en alguna ocasión, pero en los últimos años la crisis lo ha condicionado mucho, a lo que se le suma el desconocimiento sobre la acogida. «Piensan que es un gasto muy grande, hay gente que se acerca a la asociación preguntando cuánto cuesta esto, como con miedo, pensando que es un dineral», indicó la presidenta del colectivo. En ese sentido, los billetes de los niños desde el campamento a la comarca los cubre la asociación, que recibe ayudas de la Diputación de León y del Ayuntamiento de Ponferrada y también recauda dinero durante todo el año con diferentes actividades, como por ejemplo la marcha solidaria que tendrá lugar el mes que viene.

Para Carmen Franco «el traer a los niños es un gasto que no hay que ser rico para afrontarlo, todas las familias que estamos en el proyecto somos familias humildes, trabajadoras y son dos meses de verano, julio y agosto, lo que están aquí y la verdad es que estos niños se conforman con poca cosa con tal de salir de allí».

La mayor parte de las familias que acogen a estos niños en la comarca repiten de un año para otro porque se crea un vínculo entre ellos que ninguno quiere romper. «En este año tenemos diez familias repetidoras, sí que hay otras seis que para el año que viene acogerán pero este año no porque ya habían acogido, se llegó al límite de edad del niño y para el año que viene le tocaría venir al hermano de ese niño, quieren seguir siempre con las mismas familias, hermanos, primos porque se crea un vínculo. Cada familia de aquí tiene una familia saharaui», explicó.

Durante el verano, los niños conviven con sus familias pero, además, realizan actividades como una visita a la Diputación o un día de convivencia en el que se juntan todos. Pero quizás, lo más importante es que una vez que llegan al Bierzo pasan una revisión médica correspondiente a su edad. Todo lo necesario para estar más sanos de cara a afrontar el resto del año en el desierto.