Elbierzonoticias

El hospital cierra las 36 camas de la planta 2ªB de Medicina Interna tras permanecer dos meses al cien por cien

Hospital del Bierzo.
Hospital del Bierzo.
  • La medida, que se materializó el pasado 3 de marzo, adelanta una decisión que habitualmente Sacyl llevaba a cabo en el mes de junio al bajar la presión asistencial durante la época estival

El Hospital del Bierzo cierra las 36 camas de la planta 2ªB de Medicina Interna. Una medida adoptada por la gerencia que se materializó el pasado día 3 de marzo, según han confirmado fuentes sanitarias. Se trata de una práctica que se viene repitiendo desde hace ya algunos años y que en esta ocasión ha causado cierta sorpresa entre los propios profesionales teniendo en cuenta que en anteriores ocasiones se llevaba a efecto desde el mes de junio coincidiendo con el periodo estival.

Este es el primer recorte en cuanto a las camas disponibles en el centro sanitario que se lleva a cabo este año teniendo en cuenta que hasta la fecha la dirección del cento había optado optó por mantener abiertas todas las del primer centro sanitario con el fin de atender la presión asistencial y los picos de ingresos provocados por la llegada del frío y su incidencia en el elevado número de pacientes con afecciones respiratorios habituales en estas fechas que existen la comarca.

El hospital estaba operativo al cien por cien desde el pasado mes de enero incorporando a la oferta del centro sanitario las 18 camas disponibles que en ese momento estaban en desuso. Una medida que Sacyl anunció en su momento que permanecería vigente mientras se considerara necesaria.

La gerencia puso en servicio en el mes de octubre de 2016 la totalidad de las camas de la unidad de hospitalitación 1ªB de Medicina Interna que se cerraron en julio y que la dirección justificó en la reducción de la presión asistencial que se produce durante los meses de verano y sin que ello afectara la programación de la actividad quirúrgica.

A ellas se unieron otras 12 camas de las 36 de la 2ªB el pasado mes de noviembre. Todo ello después del primer colapso registrado en el servicio de urgencias que prolongó las esperas de pacientes ante la faltas de camas hospitalarias, según denunciaron en su momento los sindicatos.

Desde la dirección del primer centro sanitario siempre han defendido la disponibilidad de todas las camas hospitalarias para atender los ingresos en el momento en el que la presión asistencial así lo requiera.